Inmortal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2007 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Libre
Una Historia de Medianoche

Claudia Gray

Traducción (Fragmento) por: Mariajo Juvenil Romántica

Nueva Orleans Verano de 1841

La casa de Royal Street era tan refinada como las demás en Nueva Orleans. El capitel de hierro fundido decoraba la verja que rodeaba el pequeño jardín, donde florecían abundantes hortensias rojas y violetas. Dentro nunca tenía lugar ninguna escandalosafiesta, y las lámparas de aceite siempre se apagaban a una hora razonable. La pintura de color miel era de buen gusto, como los modestos vestidos que llevaban las damas que vivían allí. Sin embargo, no era una casa respetable. “No debes prestar atención a esas mujeres”. Althea trenzaba el pelo de Patrice cuando habló, sus dedos rápidos y seguros. Althea era la madre de Patrice, aunque a ella no lepermitían llamarla ‘mamá’ cuando había alguien cerca. Últimamente Patrice tampoco se había molestado en llamarla así en privado. “Sólo están celosas. ¿Qué darían ellas por un vestido hecho de real satén parisino? Son pobres. Tú y yo nunca lo seremos”. “Ellas no dicen que seamos pobres. Dicen que fuimos compradas”. Las manos de Althea se cerraron alrededor de los hombros de Patrice. El fino algodónde su camisa se arrugó bajo la presión de Althea. “Somos mujeres de color libres”, dijo tranquilamente. “Nunca seremos esclavas. Nunca.” Patrice había visto a los esclavos trabajando en el dique, sin ni si quiera sombreros o pañuelos que los resguardaran del sol abrasador, con el sudor brillando en sus frentes cuando los supervisores los obligaban a trabajar más duro. Había visto a chicas másjóvenes que ella fregando agachadas sobre sus manos y rodillas, con los nudillos cenicientos y descuidados por la lejía. Había visto cicatrices alrededor de muñecas y tobillos, feas marcas rojas que mostraban dónde habían estado alguna vez los grilletes. Y sabía que crueldades como estas tenían lugar en otras casas refinadas del Barrio Francés, en Nueva Orleans, en todo el sur. Pero ser una mujer decolor libre no significaba ser realmente libre. Esto era incluso más cierto para Patrice y su madre –quien vivió en el lujo proporcionado por ricos hombres blancos debido a un ‘acuerdo’ tan inquebrantable como una cadena. Una vez que el cabello de Patrice estuvo trenzado en elaborados rizos y bucles, Althea lo trató como un frágil cristal que pudiera hacerse añicos antes de que la pelota lo golpeara.“Ni se te ocurra tumbarte y aplastar tu pelo”, dijo mientras ataba holgadamente un pañuelo alrededor de la cabeza de Patrice. “Si estás cansada, puedes dormir todo el día antes del baile de mañana”. Patrice, que durante meses había hecho otras cosas mientras su madre dormía la siesta, simplemente asintió. Después de que Althea la dejara sola, Patrice miró el reloj de la chimenea. El Sr. Broussardse lo había traído como regalo después de su último viaje a Europa –un regalo para ella, no para su madre. Esta atención había enfadado a Althea, que había hablado bruscamente a Patrice durante las siguientes semanas. Patrice sospechaba que era porque ella iba a ser presentada este verano en lugar del próximo, cuando tuviera 16 años. Como si yo quisiera tal monstruosidad, pensó Patrice cuandomiró las ninfas de bronce que rodeaban la esfera del reloj. El creador del reloj se había tomado muchas molestias para mostrar prominentemente los pechos

descubiertos de las ninfas. Como si yo deseara alguna atención del Sr. Broussard. Naturalmente, ambas sabían que lo que Patrice quisiera no importaba. Pasados veinte minutos, Patrice se levantó y se puso rápidamente una bata de calicó y un par dezapatillas. Las escaleras crujieron cuando bajó deprisa, pero no se preocupó. Althea, como la mayoría de los habitantes libres de Nueva Orleans, dormía profundamente. El calor y la humedad de junio eran tan fuertes que la gente libre no intentaba hacer nada excepto echarse la siesta. Toda la ciudad estaba tranquila, y empezó a ser muy fácil evitar ser visto. Patrice salió de puntillas por la...
tracking img