Ishtar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1194 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En Mesopotamia, los templos están atestiguados desde el calcolítico y en Uruk presentan ya la forma típica de terraza, el zigurat, sobre el que se levantaba el auténtico templo. Uruk, a finales del iv milenio, es una ciudad estructurada de amplias dimensiones, dotada de numerosos conjuntos de templos, como el de Eanna (E-an-na, templo de An), el Templo de Columnas, donde se guardaba el archivoque contiene los textos probablemente más antiguos de la historia humana, el Templo Rojo y el zigurat del dios An, con el Templo Blanco en su cima. Al margen del debate acerca del origen y la prioridad de la ciudad sobre el templo o viceversa, en Mesopotamia, en un determinado momento de la historia, el tejido urbano parece desarrollarse de forma interactiva con la edificación de las estructuras delos templos dando lugar, a la vez que a la llamada «revolución urbana», a un modelo muy original que, utilizando una feliz aunque discutible expresión sintética, se ha denominado «ciu-dad-templo». El templo, portador de sentido frente al universo ciudadano, se convierte en el centro en torno al que gira toda la vida de la ciudad, de forma parecida a lo que ocurre en la civilización de los mayas.Llamado é en sumerio y bit/bitüm en acadio, es decir, precisamente la «casa» del dios, éste es el significado del término sumerio y acadio que lo designa; este sentido tal vez se extendió a todo el conjunto urbano, puesto que en hebreo y en arameo persisten nombres de ciudades formados con béth, «casa, morada de»,vseguido del nombre de una divinidad, como Béth 'Anath, Béth Ba'al, Béth El, BéthSemes, en una probable alusión a una interpretación en sentido «sacro» de la propia ciudad. La gestión de la vida religiosa y económica se llevaba a cabo a través del santuario, propietario de los terrenos cultivables, que se ocupaba de organizar las actividades productivas, tal vez bajo la jurisdicción de un «señor», en, probablemente jefe político y religioso a la vez. No obstante, «en» era tambiénel epíteto con el que se designaba al ser extrahumano, señor y titular del templo, que se ha conservado en algunos teónimos, como En-ki o En-lil, el «señor tierra» y el «señor cielo meteórico», respectivamente. Es poco probable que estas figuras, desde el momento de su aparición, se configuraran como divinidades, pero sin duda hay que relacionarlas con la formación de la noción de dios, que debióde surgir aproximadamente a comienzos del m milenio. Mientras domina la concepción del en, parece que prevalece una visión sectorial del mundo, que se convierte en utilizable mediante la repartición de las tierras. Durante esta fase, el ser extrahumano no trasciende al hombre ni siquiera de forma relativa, sino que más bien marca la distribución territorial de las sociedades humanas, que de laorganización en poblados pasan a la organización en ciudades. Eso es signo de un localismo evidente, que se supera orientándose hacia una relativa trascendencia y universalismo cuando, por una parte, un lugal, «político», el «pastor» cuyo rebaño era el pueblo, sustituye o, para ser más exactos, protege al en humano; y cuando, por otra parte, al ser extrahumano se le asocia la noción de dingir,«estrella». El dingir se convierte en el determinante de la divinidad, y de ahí en adelante acompañará a todos los teónimos, mientras que el lugal inicia el camino hacia la monarquía, que más tarde manifestará aspiraciones universalistas, sobre todo con Sargón I. El título de «Señor de las cuatro partes del mundo» es sintomático de esta orientación. El desarrollo de la civilización neolítica ycalcolítica, primero en sentido urbano y después en las formas del estado, que alcanzará su máxima expresión con Hammurabi en el n milenio, libera progresivamente a los seres extrahumanos transformados en divinidad de su localismo y de su sectorialidad territorial, y los organiza en familias cada vez más numerosas, que se convierten en una réplica trascendente del modelo humano, cuya estructura política...
tracking img