Jack coe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2068 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TESTIMONIO DE UN EVANGELISTA USADO POR DIOS
JACK COE, "EL HOMBRE DE LA FE TEMERARIA"
Jack Coe fue un gran evangelista usado por Dios en sanidad. También fue una figura de "padre" amoroso y compasivo para los huérfanos de su hogar de niños. Fue considerado un evangelista radical porque, junto con otros, hizo mucho para combatir los prejuicios raciales en la iglesia.
Jack Coe nació el 11 demarzo de 1918, en Oklahoma. Su padre tenía el mal hábito de jugar y beber. Cuando Jack tenía cinco años de edad, su padre lo abandonó al perder los muebles y aun la casa por deudas del juego. Su madre, Blanche, se mudó con sus hijos a Pensilvania, donde trató de darles una vida decente. Vivían en un sótano. Mientras la hermana mayor cuidaba de los niños, su madre trabajaba de lavandera durante eldía y asistía a la escuela de enfermería por la noche.
LA VOZ DE DIOS
Para cuando Coe tenía nueve años, su madre se sentía abrumada por la responsabilidad de cuidar ella sola a sus hijos. Entonces llevó a Coe y a su hermano a una casa muy grande. Después de hablar con las personas que vivían allí y despedirse de sus hijos, se alejó; dejó al pequeño Coe y a su hermano en los escalones de entrada deun orfanato. Jack permaneció allí ocho años. Durante este tiempo, sabía muy poco sobre Dios. Cuando cumplió diecisiete años, comenzó a beber y andar de juerga, y al poco tiempo se había convertido en un alcohólico como su padre. Una noche volvió a su casa nuevamente envuelto en el sopor del alcohol. Intentó dormir, pero no lo logró. Entonces, al buscar un vaso de whisky, escuchó que alguienestaba con él en el cuarto. Sorprendido, notó que su corazón le molestaba. Comenzaba a latir, y luego se detenía. Entonces escuchó una voz: "Esta es tu última oportunidad", le dijo la voz. "Te he llamado varias veces, y esta es la última".Ante estas palabras, saltó de su cama y cayó de rodillas, llorando: "Oh, Dios, dame hasta el domingo. Si me das tiempo hasta el domingo, arreglaré mis cuentascontigo".
"¡CARACOLES, LO TENGO!"
Llegó el domingo, y Coe no tenía idea de adónde ir. Así que fue a su oficina para buscar en la guía telefónica. Tomó el grueso libro y lo dejó caer, y al abrir los ojos, vio el nombre y la dirección de una iglesia nazarena y fue para allá. Después del sermón, cuando el pastor preguntó si alguien quería ir al cielo, y dijo: "Tenemos para usted una experiencia en la quepuede nacer de nuevo", Coe corrió hacia el altar, mientras gritaba: "¡Eso es lo que yo quiero! ¡Eso es lo que yo quiero!" Una pequeña señora de cabello gris oró con él. Entonces, repentinamente, sintió algo que nunca antes había sentido. Dado que no conocía la "jerga cristiana", comenzó a correr por toda la iglesia y gritaba: "¡Caracoles, lo tengo! ¡Caracoles, lo tengo!" Regresó a su casa a las04:00 de la madrugada. Se había quedado en la iglesia todo ese tiempo, orando y alabando a Dios.
"¿QUÉ TE HAN HECHO?"
Durante los seis meses siguientes, Jack Coe fue un hombre "hambriento". Iba a la iglesia todas las noches y allí se quedaba hasta la madrugada. Devoraba la Biblia, y muchas veces se imaginaba ocupando el lugar de ciertos personajes bíblicos. Su madre, a través de su testimoniotambién encontró al Señor. Después de un año y medio de ser salvo, Jack se encontró con una iglesia pentecostal donde recibió el bautismo en el Espíritu Santo. Lo único que pudo hacer durante los tres días siguientes, fue hablar en lenguas. Para hacerse entender en inglés, tenía que escribir en un papel.
INSTITUTO BÍBLICO, JUANITA Y EL EJÉRCITO
Desde 1939 a 1940, Coe asistió al Instituto BíblicoSouthwestern, de las Asambleas de Dios. P. C. Nelson era presidente del Instituto en ese momento. Mientras estudiaba allí, Coe conoció a una joven llamada Juanita Scott. Después de algunos años, se casaron. Durante este tiempo, también comenzó a orar y pedir entendimiento con relación a la sanidad divina. Su hermana tenía neumonía doble y los médicos habían dado por perdidas todas las esperanzas....
tracking img