Jaimeguardia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1123 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 1 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"A Jaime Guardia, de la Villa de Pauza, en quien la música del Perú está encarnada
cual fuego y llanto sin límites"
(José María Arguedas)
Con esta dedicatoria da inicio a su libro Todas las Sangres el más grande novelista peruano de todos los tiempos, como muestra de su admiración a uno de los charanguistas más representativos de la música folclórica en nuestro país.
Nacido el 10 de febrerode 1933, desde pequeño, Jaime Guardia Neyra siente inquietud por la música, la misma que va practicando con una quena y un charango que le regaló un primo. Rodeado por familiares músicos, donde tíos y primos eran eximios guitarristas, no le fue difícil compenetrarse con el charango.
Por su afán por aprender de los mayores no era raro verlo en las fiestas de adultos para observar, escuchar y sentircómo se tocaba la música de su tierra. En ese tiempo los padres tenían prohibido tocar algún instrumento a los jóvenes o niños, porque tenían la idea de que ser músicos era ser un pervertido, un bandido o un bohemio.
Para aprender a tocar llevaba a escondidas el charanga a la chacra, ya que mi familia no quería que yo aprendiera. Escondía el instrumento en los montes y cada vez que me iba mededicaba a tocar. La quena no me llamó mucho la atención, no así el charango que me gustaba mucho, lo mismo que la guitarra", sostiene el artista paucino en el libro que sobre su vida editó el INC en 1988.
La migración de los habitantes de la sierra a Lima, a finales de la década del 40, motivó al joven Guardia para tentar suerte en la capital. A la edad de 16 años llega con la ilusión de mejorar sucondición de vida.
Era la época del auge de los coliseos. Los músicos y artistas provincianos que añoraban su terruño buscaban un espacio donde reencontrarse con sus costumbres, bailes y canciones. Los domingos eran los días claves. Todas las familias procedentes del ande salían en caravana, desde donde vivieran, para gozar con la música de sus paisanos.
En esos años funcionaban coliseos comoel "Lima", en la calle Pomabamba en Breña; el "Inca", en la Plaza de Acho; el "Bolívar", en Tacora, puntos obligados de reunión de los migrantes serranos.
A partir de 1950 empieza a tocar en uno de los conjuntos que asistía al coliseo "Lima". Posteriormente se va .presentando como solista de guitarra, primero, y de charango después. Imponer su estilo no fue fácil; por el contrario, en ese entonceshabía un predominio de la música huancaína que es más alegre y bailable.
“Imponer mi estilo y el yaraví, que es un género triste dentro de la música andina, ha sido un triunfo: el público de coliseo siempre reclamaba música alegre. Los empresarios me sugerían que no incluya en mi programa música tan triste. No les contradecía, pero cuando estaba listo mi contrato, después de tocar piezas alegrestocaba un yaraví. Así, poco a poco, se fue acostumbrando el público", recuerda Guardia Neyra.
CON LA "LIRA PAUCINA".
Por esa época ingresa a trabajar en los coliseos el conjunto "Lira Paucina"', con el que Jaime Guardia cosecha grandes éxitos. Jacinto Peve y Luis Nakayama, junto al mencionado charanguista, empiezan a gustar al público por la emoción y sentimiento que ponían al interpretar sustemas. Por esta razón es que generan la admiración del entonces jefe de la sección de folclore del Ministerio de Educación: el doctor José María Arguedas.
Era la época en que el insigne escritor visitaba los coliseos y centros donde se difundían las manifestaciones folclóricas, supervisando los eventos regionales, participaba como espectador, entraba a los camarines, veía los ensayos, y conversabay daba recomendaciones a los artistas populares para que preservaran las raíces singulares de sus respectivas regiones.
Las relaciones entre el charanguista y el autor de Yawar Fiesta se van estrechando, hasta que ingresa a trabajar el departamento de folklor, junto a otro gran investigador de la música popular andina como es el doctor Josafat Roel Pineda. En ese entonces, José María Arguedas...
tracking img