Jesus de nazareth - joseph ratzinger

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 141 (35196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Jesús de Nazaret Joseph Ratzinger Primera edición: septiembre de 2007 Capítulo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Bibliografía PRÓLOGO INTRODUCCIÓN UNA PRIMERA MIRADA AL MISTERIO DE JESÚS 1.- EL BAUTISMO DE JESÚS 2.- LAS TENTACIONESDE JESÚS 3.- EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS 4.- EL SERMÓN DE LA MONTAÑA • 1. LAS BIENAVENTURANZAS • 2. LA TORÁ DEL MESÍAS 5.- LA ORACIÓNDEL SEÑOR • Padre nuestro, que estás en elcielo • Santificado sea tu nombre • Venga a nosotros tu reino • Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo • Danos hoy nuestro pan de cada día • Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden • No nos dejes caer en la tentación • Y líbranos del mal 6. LOS DISCÍPULOS 7. EL MENSAJE DE LAS PARÁBOLAS • 1. NATURALEZA Y FINALIDAD DE LAS PARÁBOLAS • 2. TRES GRANDESRELATOS DE PARÁBOLAS DE LUCAS 8. LAS GRANDES IMÁGENES DEL EVANGELIO DE JUAN • 1. INTRODUCCIÓN: LA CUESTIÓN JOANICA • 2. LAS GRANDES IMÁGENES DEL EVANGELIO DE JUAN • El agua • La vid y el vino • El pan • El pastor 9.- DOS HITOS IMPORTANTES EN EL CAMINO DE JESÚS: • 1. LA CONFESIÓN DE PEDRO • 2. LA TRANSFIGURACIÓN 10.- NOMBRES CON LOS QUE JESÚS SE DESIGNA A SÍ MISMO • 1. EL HIJO DEL HOMBRE • 2. ELHIJO • 3. "YO SOY" NOTA EDITORIAL SIGLAS BIBLIOGRAFÍA • 1. EL BAUTISMO DE JESÚS • 2. LAS TENTACIONES DE JESÚS

• 3. EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS • 4. EL SERMÓN DE LA MONTAÑA • 5. LA ORACIÓN DEL SEÑOR • 6. LOS DISCÍPULOS • 7. EL MENSAJE DE LAS PARÁBOLAS • 8. LAS GRANDES IMÁGENES DEL EVANGELIO DE JUAN • El agua • La vid y el vino • El pan • El pastor • 9. LA CONFESIÓN DE PEDRO Y LATRANSFIGURACIÓN • 10. NOMBRES CON LOS QUE JESÚS SE DESIGNA A Si MISMO PRÓLOGO Este libro sobre Jesús, cuya primera parte se publica ahora, es fruto de un largo camino interior. En mis tiempos de juventud -años treinta y cuarenta- había toda una serie de obras fascinantes sobre Jesús: las de Karl Adam, Romano Guardini, Franz Michel Wiliam, Giovanni Papini, Daniel Rops, por mencionar sólo algunas. En ellas sepresentaba la figura de Jesús a partir de los Evangelios: cómo vivió en la tierra y cómo -aun siendo verdaderamente hombre- llevó al mismo tiempo a los hombres a Dios, con el cual era uno en cuanto Hijo. Así, Dios se hizo visible a través del hombre Jesús y, desde Dios, se pudo ver la imagen del auténtico hombre. En los años cincuenta comenzó a cambiarla situación. La grieta entre el "Jesús histórico"y el "Cristo de la fe" se hizo cada vez más profunda; a ojos vistas se alejaban uno de otro. Pero, ¿qué puede significar la fe en Jesús el Cristo, en Jesús Hijo del Dios vivo, si resulta que el hombre Jesús era tan diferente de como lo presentan los evangelistas y como, partiendo de los Evangelios, lo anuncia la Iglesia? Los avances de la investigación histórico-crítica llevaron a distincionescada vez más sutiles entre los diversos estratos de la tradición. Detrás de éstos la figura de Jesús, en la que se basa la fe, era cada vez más nebulosa, iba perdiendo su perfil. Al mismo tiempo, las reconstrucciones de este Jesús, que había que buscar a partir de las tradiciones de los evangelistas y sus fuentes, se hicieron cada vez más contrastantes: desde el revolucionario antirromano queluchaba por derrocar a los poderes establecidos y, naturalmente, fracasa, hasta el moralista benigno que todo lo aprueba y que, incomprensiblemente, termina por causar su propia ruina. Quien lee una tras otra algunas de estas reconstrucciones puede comprobar enseguida que son más una fotografía de sus autores y de sus propios ideales que un poner al descubierto un icono que se había desdibujado. Por esoha ido aumentando entretanto la desconfianza ante estas imágenes de Jesús; pero también la figura misma de Jesús se ha alejado todavía más de nosotros. Como resultado común de todas estas tentativas, ha quedado la impresión de que, en cualquier caso, sabemos pocas cosas ciertas sobre Jesús, y que ha sido sólo la fe en su divinidad la que ha plasmado posteriormente su imagen. Entretanto, esta...
tracking img