Jurisdiccion y competencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 140 (34978 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
3. Jurisdicción y competencia
SÓCRATES. Así es que la economía precave de la indigencia,
la medicina libra de la enfermedad y la justicia de la
Intemperancia y la injusticia.
POLOS. Así creo.
SÓCRATES. Pero de estas tres cosas de que hablas, ¿cuál
Crees Polos, que es la más bella?
POLOS. La justicia las aventaja en mucho, Sócrates.
SÓCRATES. Puesto que es la más bella, es, pues, la queProcura el mayor placer o la mayor utilidad, o lo uno y lo otro...1
Objetivos
Al concluir el capítulo 3, el alumno deberá ser capaz de:
• Distinguir las diversas acepciones de la palabra jurisdicción.
• Explicar el significado histórico y actual del principio de la división de poderes.
• Señalar cómo se regula dicho principio en la Constitución.
• Definir la función jurisdiccional ydistinguirla de las demás funciones del Estado.
• Describir las actividades que comprende la función jurisdiccional.
• Explicar las divisiones de la jurisdicción.
• Señalar los límites objetivos y subjetivos de la jurisdicción.
• Definir la competencia y distinguirla de la jurisdicción.
• Describir los criterios para determinar la competencia.
• Identificar los medios a través de los cuales laspartes pueden cuestionar la competencia.
• Definir los conflictos de competencia y determinar el tribunal al que
• corresponde resolverlos.
• Señalar las consecuencias de la declaración de incompetencia.
• Definir la imparcialidad y establecer el significado y la función de los impedimentos, la excusa y la recusación.

Platón, "Georgias, o de la retórica", Diálogos, trad. de Luis de Roig Lluís,Espasa-Calpe Mexicana, México, 1986, p. 189.
109

110 Parte 2. Conceptos fundamentales
3.1. Jurisdicción
La palabra jurisdicción proviene del latín iurisdictio, que se forma de la locución ius dicere, la cual literalmente significa "decir o indicar el derecho". Este significado etimológico no nos permite determinar el carácter específico de la jurisdicción, pues si bien es cierto que, enejercicio de la función jurisdiccional, el juzgador "dice el derecho" en la sentencia, también lo es que, en ejercicio de la función le¬gislativa y de la función administrativa, el órgano legislativo y el agente de la administración pública también "dicen el derecho" en la ley y en el acto adminis¬trativo, respectivamente.
En el derecho romano -en el que, como es obvio, no rigió el principio moder¬node la división de poderes- la iurisdictio era una más de las funciones de los
magistrados. Entre dichas funciones se distinguían tres diversas potestades: el
imperíum, la iurisdictio y el imperium mixtum. El primero era otorgado a los altos
magistrados mediante la lex de imperio, y daba a éstos el derecho de coerción, es
decir, la facultad de utilizar la fuerza pública para ejecutar susdeterminaciones.
Afirma Scialoja: •
La iurisdictio se refería precisamente a la definición de las controversias jurídicas; correspondía a la función judicial propiamente dicha, incluso según nuestro len¬guaje. El imperium mixtum comprendía ciertas facultades determinadas, que tenían algo de la jurisdicción en cuanto eran atribuciones conexas con la administra¬ción de justicia...; pero, en realidad,el poder que con ellas desplegaba el magistrado era un poder de imperium, y de ahí la denominación de imperíum mixtum...2
En el lenguaje jurídico actual, sin embargo, la palabra jurisdicción suele ser em¬pleada con muy diversos significados. Couture advierte que en el derecho de los países latinoamericanos, este vocablo tiene, cuando menos, las cuatro acepcio¬nes siguientes: 3
1. COMO ÁMBITOTERRITORIAL
No sólo en la práctica forense se suele incurrir en el error de confundir la jurisdicción -que es una función- con el ámbito territorial dentro del cual se puede ejercer dicha función; también las propias leyes procesales llegan a

^ Vittorio Scialoja, Procedimiento civil romano, trad. Santiago Sentís Melendo y Marino Ayerra Redín,
EJEA, Buenos Aires, 1954, pp. 105 y 106. 3 Eduardo...
tracking img