Karime a la espera del amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7758 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
KARIME A LA ESPERA DEL AMOR

Sus labios rojos suaves y delicados que me invitaban al pecado, su pelo rojizo, tan peinado que difícilmente se podía ver un cabello fuera de su lugar, su piel suave y tersa como un fruto listo para disfrutar, sus piernas largas, cubiertas por un hermoso vestido; color rosa. Me atraían con locura, me dije; si aquella mujer que parecía una aparición casi sagrada erareal, si tenía dueño, pensé; como me acercare a ella como le hablare, si acaso no sería un insulto solo mirarla, quien era yo para ser digno de tan magnifica presencia. Mi mente daba vueltas y vueltas sin decidir que hacer, de pronto un impulso me mueve hacia ella, es su mirada que la tiene justo en mí. Sin saber que decir me dirijo hacia ella; cuando me encuentro frente a esta majestuosa mujer,una voz suave me habla al oído, imperceptible para cualquier mortal, es la inspiración del amor, es así, siento ya amarla sin siquiera haber oído su voz; ella me mira con dulzura y me sonríe. Hola le digo; te has dado cuenta de lo hermoso del paisaje, es casi tan bello como tu, no crees, ella solo sonríe, esperando una respuesta me quedo en silencio. Veo a su vez como se acerca un hombre alto, conel pelo canoso vestido elegantemente, con una amplia sonrisa, que me hace prever que viene hacia nosotros, me pregunto, si acaso seria el padre de mi amada o quizás su esposo, idea que me asustaba terriblemente, al llegar hasta donde estábamos me cogio de un hombro como un viejo conocido diciéndome; lo siento, no es que mi adorada karime sea descortés, lo que pasa es que no te escucha, es sorda.No se cual sería la expresión de mi rostro lo único que se, es que un sudor frió recorrió mi cuerpo, y mi mente quedo en blanco, no percibía con claridad que estaba pasando, acaso esto sería una broma del destino, como una mujer de tan majestuosa belleza, no disfrutaba del canto de los pájaros, de la música que tantas veces me había trasportado a otros lugares solo con escuchar una melodía;al volver del ensimismamiento en que me encontraba me percate que el acompañante de mi amada Karime, me hablaba. Tratando de recuperar la atención en lo que me decía abrí un poco mas los ojos, el me explicaba que ella se expresaba con sus manos, disfrutaba del paisaje solo con verlo, y respirar el aire puro, por eso siempre venia allí, pues aunque no oía el canto de los pájaros, disfrutabaviéndolos juguetear con las alas. Sentí como si hubiese escuchado mis pensamientos, sonreí, en aquel momento comprendí, que no necesitaba escuchar para ser feliz, me di cuenta que hasta el momento no me había presentado con este señor, que parecía tan amable y aun no sabia que significaba en la vida de mi amada.

Oí cuando me llamaban con urgencia. Doctor Mateus lo necesitan en la sala de cirugía;era Luz una enfermera de mucha experiencia, que siempre me asistía en mis intervenciones, ese llamado me saco de los recuerdos que hasta el momento eran dueños de mí. Me dirigí a la sala de cirugía con mi mente abrumada por los recuerdos, leí la historia clínica, me di cuenta del cuadro medico que presentaba; era una paciente que había sufrido un paro respiratorio y estaba inconsciente, hacíamas de una hora y debía ser intervenida inmediatamente, para salvar su vida, al entrar en la sala exclame; oh Dios mío, al ver que era mi amada Karime quien se debatía entre la vida y la muerte, sentí de nuevo un sudor frío que recorría mi cuerpo. Mis colegas en el quirófano me miraban incrédulos de mi exagerada palidez, el doctor Bustos me pregunto si algo me pasaba, preferí no responder; puesmi relación con mis compañeros no era muy personal, yo llevaba muy poco trabajando en este centro hospitalario. Aunque yo tenía treinta y cinco años y llevaba mas de doce años practicando la medicina, tenía solo seis meses en el hospital de Armenia; ya que toda mi carrera la había realizado en la capital del país, pero la excusa del ruido de la ciudad y la tranquilidad de una estabilidad...
tracking img