Kiwi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2305 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
KIWI



CARMEN DE POSADAS


ED. EL BARCO DE VAPOR


















Una mañana, muy temprano, el cartero dejó en el buzón de la granja un paquete.


Yo creo que fue por error. Era grande, cómo una gran caja de zapatos. Y venía de muy lejos.
-¡MIRAD!
¡ Nos han traído un regalo!
-dijo el gallo.


Como siempre madrugaba mucho, fue el primero en verlo.Los patos se acercaron. También los tres cerditos, y la vaca, y las gallinas, y Perro, que era el guardián de la granja.
-NO alborotéis- ladró-. No os acerquéis tanto. ¡Puede ser peligroso!

Pero los cerditos ya habían cogido el paquete y lo estaban examinando. El cerdito número uno pegó la oreja al paquete. Lo agitó y dijo:

-¡es un reloj! Oigo algo así como un “Tuc-tuc-tuc”.

Elcerdito número dos olfateó con sus grandes narices y dijo:

-Mmm… ¡Es comida! Huele muy bien.

El cerdito número tres miró con atención la caja. Sobre todo, unas letras que lleva escritas.Pero como no sabía leer… pues no pudo decir nada.


-Apartaos, apartaos- insistía Perro-. Yo soy el responsable de la seguridad de la granja. Ahora mismo voy a tirar al río este peligrosopaquete.


Ya estaba a punto de arrojar la caja , cuando habló Colibrí y dijo:


-Creo que lo mejor será abrirlo y ver lo que contiene. Si es algo peligroso entonces lo tiramos.


Todos estuvieron de acuerdo y siguiendo a Perro, que llevaba en las manos la misteriosa caja, el colibrí y el gallo, los cerditos grises y los patos, todos se dirigieron a casa de Mamá Gallina, paraabrir el paquete.




Mamá gallina andaba muy ocupada preparando el desayuno. Se extrañó mucho al ver a tanta gente.


-Tengo mucho trabajo- dijo un poco enfadada-.Volved más tarde.


Pero al ver la misteriosa caja, también a ella le picó la curiosidad. Y quiso que la abrieran enseguida.


Haciendo corro, los animales se arremolinaron alrededor de Perro. Muyserio, empezó éste a deshacer el paquete.


-Ojalá sea una crema para tener la cresta brillante- suspiró Gallo, que era muy presumido.


-A mi me gustaría un tocadiscos- dijo Colibrí.
-¡Algo de comer ! – chillaron los cerditos.


Y todos hablaban y nadie se ponía de acuerdo. Cuando , al fin consiguieron abrir , el paquete, entonces sí, todos exclamaron lo mismo:“¡Oooh!” Un “¡Oooh!” muy grande.


Porque dentro de la caja, muy bien protegido entre algodones, había …¡un huevo!


¡Un extraño huevo blanco con manchitas pardas!


El primero en alejarse, desilusionado, fue Gallo.Lo siguieron los cerditos. Los patos se marcharon sin decir ni pío. ¡Bah!, un vulgar huevo…


Al final, Perro y Mamá Gallina se quedaron solos. ¡Todoshabían creído que el paquete tendría algo importante! Pero… ¡un huevo…!


En las granjas, como todo el mundo lo sabe, un huevo es cosa de nada.


-¿Qué haremos ahora con este bebé? – dijo Mamá Gallina-. ¿De quién será?


-¿No será tuyo, Mamá Gallina?- le preguntó Perro.


- ¡Desde luego que no! – contestó ella casi ofendida. ¡ Mis huevos son blancos! ¡Hermosos!¡Sin manchas…! Perdóname, estoy muy ocupada, voy a dar el desayuno a mis polluelos.
-¿Y quién se ocupará de éste?- dijo Perro señalando el huevo-. Necesita una mamá.


Mamá Gallina se había puesto el delantal, y salía a buscar semillas y lombrices para el desayuno.


-¡Qué se ocupe otra persona! – gritó.Yo no podría educar bien a ese pollo. ¡Tengo que ocuparme de los míos!Perro cogió la caja y se fue a ver a los patos. Los encontró chapoteando en el río.


-¡Eh, mamá Pata! – gritó desde el puente - ¿puedes venir un momento?


Mamá Pata se acercó nadando.Los patitos la seguían, diciendo:


-Cuá, cuá, cuá…


-Este es el huevo que venía en el paquete-dijo Perro-. ¿Podrías cuidarlo tú?
Mamá Pata giró en...
tracking img