La cimbra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1378 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 19 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
! ! ! ! ! ! LA CIMBRA ! Cuando crecemos el tiempo nos recuerda que hay un camino que solo se recorre por dentro de nuestro ser, es allí donde queda vivo y a al volver esa mirada al interior nos trae olores, sabores, alegrías y miedos. Siempre es lindo recorrer ese camino, lo hacemos con una sonrisa a flor de labios. Son tan vivos y coloridos aquellos recuerdos de nuestro despertar a la vida que elcorazón en ocasiones... arruga. Recordar cuando de pantalón corto y alpargatas, lo lindo de reír de las cosas extrañas a pesar de lo simples que fuesen los hechos. Reímos y miramos atentos con ojos curiosos, todo, todo lo aprendemos. Es que estamos cargando de información nuestro disco duro que nos acompañara por siempre. Esa memoria biológica es capas de devolvernos mas cosas que la computadora.Cosas grandiosas como ser, olores, sabores, tacto, sonidos, hechos que por alguna razón hoy luego de casi 60 años aún recordamos y podemos contar, oler, sentir... ¡vivir! ¡Bendita seas vida que me ha regalado una niñez tan plena a cambio de nada!. Tal como nos recuerda la canción de Violeta Parra “gracias a la vida/ por haberme dado tanto”... ! ! Recuerdo por ejemplo un peón de campo que nosenseñaba todos los secretos de la vida que él conocía. Corría la década del cincuenta y el “maracanazo” aún inflaba los pechos de aquellos gauchos orgullosos de la plena hombría de su seleccionado. Recuerdo hechos que rozaban la supervivencia en aquel pago tan salvajes del rincón que me vio gatear y dar mis primeros pasos asomando a la vida social. ! Un lugar rodeado de montes y con un río traicioneroen sus crecidas, lo hacía en silencio y sin lluvias despacito como fiera en espera de su presa. Es que el Río Negro viene con aguas desde el Brasil. Es allí mas que nada cuando tiene valides el dicho de “camarón que se duerme/ se lo lleva la corriente”. ! José se llamaba ese peón. Solo eso por nombre y apellido tenía ese hombre, así de pobre era. Pero tenía un corazón que no dudaba en ponerlo enjuego si alguno de aquellos tres gurises estaba en riesgo de lastimarse. Es que el no tenía hijos y nos había tomado por sus cachorros para criarnos y educarnos y darnos todo el cariño de hombre sano de alma. ! Con ese peón aprendí muchas cosas de campo. El me enseñó a nadar a lo perrito, a jinetear ovejas en los corrales y terneros de lecheras. Aprendí a hacer sapitos con piedras en la LagunaGrande. Correr en cuesta abajo y no rodar. Ensartar tarariras cluecas en la orilla de lagunas y bañados con el fijador. Mucho aprendí, y hoy le guardo un espacio en mi pecho para que su ausencia sienta el calor de quien me enseño tanto de una civilización que el progreso se encargó de desterrar para siempre. ! Es por eso que he elegido como cuento, tan solo recordar pasajes de las enseñanzas de estemestizo, cruza de madre guaraní con padre desconocido ¿un charrúa? quizás si, pues era petiso, grueso, morocho latino con pelo lacio negro y puro músculos. Su pescuezo se asemejaba mas al cogote de un toro que al de un humano. Cara grotesca, como moldeada a hachazos, fuertes pómulos que se parecían a los huesos de caderas de vaca flaca, que escondían aún mas sus pequeños ojos renegridos como noche entormenta. ! Le gustaba levantar pesas, cortar leña, apretar terneros a yerrear en campo abierto. El trabajo cuanto mas bruto lo hacía mas feliz. Le gustaba hacer de “caballito” y que lo montáramos encima los tres hermanitos juntos. Salía corcoveando despacito para que no cayéramos tan pronto ¡ja! eso no lo supe hasta muy entrado en años. ¡Que grande ese gesto! nos llenábamos de orgullo alcontárselo a nuestros padres. Recuerdo mas de una vez salir corriendo del patio a contarle a mamá el

gran logro a toda garganta gritando -mamá, mamá- le aguantamos el corcovo a José ¡ja! ya lo tenemos mansito ¡sí,sí,sí! José disfrutaba tanto como nosotros de esa inocente felicidad. Sabía que luego era recompensado con doble ración de comida por mi madre. Yo muchas veces le llevaba la vianda y le...
tracking img