La citología vaginal como mecanismo de control de la sexualidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4503 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuerpo, sexo, género y sexualidad: algunas reflexiones sobre citología vaginal y riesgo

En una búsqueda por asumir una mirada crítica frente a la Salud Pública a partir de los elementos del curso “¿Por qué nuestros cuerpos deberían terminar en la piel?”, encontré en el cáncer de cuello uterino y la citología vagina, que es uno de los aspectos más importantes de la salud femenina para la SaludPública, una posibilidad de pensar el cuerpo, el sexo y el género. Este texto hace algunas reflexiones sobre la función social de la citología vaginal en la reafirmación del sexo femenino, el control de la sexualidad femenina que deviene del discurso de riesgo de VPH y las tensiones que sobre la categoría “mujeres” pueden plantearse a partir de la manera diferencial en que se distribuye el riesgode cáncer de cuello uterino.

El cuerpo femenino

La medicina moderna ha buscado revelar lo “real” del cuerpo y sus padecimientos, una pretensión amparada en el empirismo del conocimiento médico que escudriña los cuerpos a partir de las más sofisticadas técnicas de observación para representarlo, representación que se asume como reflejo fidedigno de la “realidad”, y que aparece comoincuestionable a los ojos de la sociedad, pues las “verdades” sobre el cuerpo y la enfermedad son inmodificables por fuera de las lógicas de las ciencias naturales, de los “descubrimiento científicos”. Asimismo, esta representación, tanto para quienes la construyen, como para quienes la aceptan, guarda la ilusión de una asepsia de valores y se asume como exclusivamente biológica, universal e independientedel contexto social y cultural.

Pese a lo anterior, los múltiples constructos de cuerpos y sus dolencias evidencian que la veracidad es uno más de lo ideales de la ciencia. La medicina no es exacta, las nociones de cuerpo, salud y enfermedad han cambiado al vaivén de las normas y demandas sociales. Sería ingenuo pensar que la anatomía describe una realidad evidente, ésta ha sido orientada ydeterminada tanto por la autoridad como por los compromisos de la época (Thomasset, 1992). Antes que reflejar una verdad sobre el cuerpo, la medicina ha ido construyendo los cuerpos o El cuerpo y sus desviaciones, “no hay ninguna referencia a un cuerpo puro que no sea al mismo tiempo una formación adicional de ese cuerpo” (Butler, 2002: p.31)

Este cuerpo que construye la medicina moderna se erigesobre las categorías diferenciales de sexo y, con la llegada a América, sobre la diferencias de raza. Sexo y raza garantizarán durante mucho tiempo el sustento de las jerarquías sociales en la biología. El hombre blanco será el estereotipo de cuerpo y de humanidad, y la mujer, los indios y los negros, en últimas “el otro”, “la otra”, cuerpos imperfectos, personas incompletas. Sería alentadorpensar que las grandes rupturas que prometió la modernidad para entender el mundo se hubiesen reflejado en una mirada renovada sobre la corporalidad, pero lejos de ello la medicina moderna no sólo cargó con los lastres de la asimetría de los cuerpos del mundo católico, sino que patologizó la diferencia. Me permitiré hacer algunos apuntes sobre ello.

En la edad media, la natural superioridad delhombre sobre la mujer tiene como referente el mito de la creación de Adán y ¿su derivado? Eva, que ignoró por demás unas páginas previas de la biblia en donde se dice “Y crió Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo crió; varón y hembra los crió” (Génesis: 1,27). Pero en un mundo donde la lectura y la escritura eran instrumentos monopolizados de poder, la posibilidad de cuestionar losescritos bíblicos era inaccesible. La imagen de Dios, refiere Tomás de Aquino, se encuentra en el hombre de una manera que no se verifica en la mujer. Adicionalmente, la influencia de Aristóteles en la edad media mantuvo presente la idea de inferioridad femenina, cuya debilidad física explicaba su dificultad para elevarse a la comprensión de lo divino y su incontinencia en el comportamiento (Le Goff &...
tracking img