La ciudad contradictoria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4342 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CIUDAD CONTRADICTORIA

Teodoro González de León es un artista completo en la acepción clásica: brillante arquitecto, y un pintor y escultor que recuerda lo mejor de la vanguardia abstracta. Además, es una reconocida autoridad en la historia del arte, un interlocutor destacado de poetas y escritores –amigo, entre otros, de Octavio Paz y Alejandro Rossi–, y un hombre preocupado por reflexionarsobre las implicaciones sociales de su trabajo como arquitecto. Egresado de la antigua Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM (hoy Facultad) cuando ocupaba el venerable palacete de San Carlos –desde donde, aún estudiante, tuvo la audaz idea del plano arquitectónico de la futura Ciudad Universitaria–, discípulo de Mario Pani y de Le Corbusier, Teodoro González de León alcanza en sus múltiplesobras la admirable paradoja de la solidez sutil y ha transformado con su talento el paisaje de la ciudad de México. Autor de Retrato de arquitecto con ciudad (Artes de México, 1996), y, entre otros, de un diario por la moderna arquitectura de Japón, González de León me recibió en su estudio de la Condesa, un taller íntimo iluminado con luz natural pese a ser una planta baja, para conversar sobrenuestra ciudad, su energía y sus múltiples carencias y rostros.
En tu obra escrita hay una reflexión constante sobre la ciudad de México, una de tus pasiones intelectuales. En Retrato de arquitecto con ciudad señalas tres etapas de esplendor y coherencia arquitectónica: la ciudad azteca, la única capital lacustre cabeza de un imperio; la ciudad barroca y su continuidad en el siglo xix, y elcrecimiento planeado tras el huracán de la Revolución, de 1925 a 1955. ¿Querrías, para ubicar a nuestros lectores, volver a esa clasificación?
El primer momento de armonía fue el siglo XV, porque hubo un equilibrio ecológico delicadísimo entre el manejo del agua, la producción agrícola y el urbanismo –las calzadas eran diques que contenían las aguas–, que los españoles no entendieron en absoluto.Luego vino la debacle de la Conquista, la pérdida de los dioses, que para mí fue la peor derrota. Y no vuelve el equilibrio hasta la ciudad barroca de finales del XVII y principios del XVIII, cuando resuelven parcialmente el problema del agua con las obras de desagüe… eso propicia que ya se pueda construir y planear a largo plazo. La ciudad barroca tiene una arquitectura y un urbanismo muy sólidos:era una ciudad muy delicada, con un sistema de plazas que va de lo pequeño a lo grande; un urbanismo, en fin, hecho a base del espacio público. Esto dura como hasta el final de la Reforma. Después de un momento oscuro, que es la etapa armada de la Revolución, entra México en un período de volver a crear espacio público, a pequeña escala, que es la ciudad de los treinta y los cuarenta, cuando losrascacielos sólo llegan a los doce pisos. Me acuerdo cómo me impresionó, en la avenida Juárez, el edificio de los “Regalos Nieto” –en la planta baja–, que era el de los Seguros La Nacional, de 1930, de doce niveles; cuando quince años después fui a Nueva York, me di cuenta de cómo México era en realidad bajita. Era una ciudad muy habitable, caminable por completo, antes del boom demográfico. A partirde ahí se desbarata, y es la ciudad actual, donde nos hemos devorado el espacio público. Nos desbordó la demografía.
Goytisolo dice de Estambul algo que podría aplicarse a México: “ciudad palimpsesto”, donde las sucesivas capas borran las anteriores pero dejan un rastro, un reflejo. ¿Te gusta esta metáfora para la ciudad de México?
Es bonita, pero tal vez la puedas aplicar a todas las ciudades,y, mejor que a ninguna, a Roma, que tiene todas las capas históricas visibles, desde los etruscos hasta el barroco, pasando por el Medievo o el Renacimiento. México no las tiene tan visibles: por ejemplo, en el Centro Histórico hay monumentos del siglo XVIII, pero ninguno del XVI; y los restos del periodo prehispánico son casi artificiales, están mal tratados.
Igual que el Ricardo Zavalita de...
tracking img