La educacion cristiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4237 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La educación cristiana: el papel de la familia

I

Hablé ya de la tarea de los catequistas. Y salió el asunto de los padres, de la familia, y su papel en la transmisión de la fe a los hijos. Vamos con este tema. Podríamos plantear así esta cuestión ¿qué está ocurriendo en una Iglesia con una tradición milenaria y tan ampliamente implantada como la española, cuando vemos que tantas familiascristianas no son capaces de educar cristianamente a sus hijos?

Cuando hablamos de la dificultad actual en la transmisión pacífica de la fe, queremos decir que se han alterado los medios habituales de colaborar al surgimiento de la fe en las nuevas generaciones. Medios habituales que, hasta ahora, han sido básicamente la familia cristiana y la cultura cristianizada. En una sociedadsuficientemente cristianizada, como era la sociedad española hasta hace poco más de treinta años, la Iglesia ejercía su misión de ayudar a creer en el Dios de Jesucristo, fundamentalmente, por medio de las familias cristianas y de la influencia mentalizadora del ambiente cultural y social en el que vivimos. Las dos cosas han cambiado profundamente entre nosotros. Pero ahora nos centramos en la familia.Tenemos que reconocer que la familia, el medio de transmisión de la fe, más normal y más efectivo durante siglos se ha desmoronado en pocos años. Esta es una de las novedades más graves y más preocupantes de la situación de la Iglesia en la España actual. Donde este fenómeno comenzó antes, las familias actuales ya son mayoritariamente paganas, ya no se puede hablar de familias cristianas incapaces deeducar cristianamente a sus hijos, sencillamente porque ya no son familias verdaderamente cristianas. En muchos países de larga tradición cristiana son minoría las familias que forman parte activa de la Iglesia. Esta puede ser la situación en España dentro de muy pocos años.

Es, en efecto, una situación relativamente nueva, que está trastornando gravemente nuestra vida eclesial y que reclamareflexión y unas medidas pastorales lúcidas y valientes. Los datos de las estadísticas nos obligan a plantearnos como problema pastoral número uno éste de la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. Hoy la mayoría de los padres cristianos quieren bautizar a sus hijos y de hecho los bautizan. Pero ya son bastantes menos los que saben que el gesto de bautizar a sus hijos supone el compromisode ayudarles a descubrir y vivir personalmente la fe recibida, educándolos cristianamente, en toda la amplitud y riqueza del término. Y ¿cuántos de esos niños recibirán la comunión y la confirmación y se incorporarán a la vida de la Iglesia? ¿y cuántos pasarán de la adolescencia a la juventud continuando su educación cristiana en la familia, la Iglesia doméstica? ¿qué habrá pasado en el camino?¿por qué no se ha transmitido la fe de padres a hijos?

La fe es, ciertamente, un don de Dios, el don de Dios por excelencia. Es El quien se revela y se nos hace asequible, quien nos invita a creer en El y mueve nuestras facultades interiores para que le aceptemos como apoyo y centro de nuestra vida. Pero a la vez, con esa inicial ayuda de Dios, la fe es respuesta del hombre, decisión personalísimapor la cual cada uno define su propia vida. Podemos decir que la fe es el don de responder amorosamente a la revelación y al ofrecimiento de Dios.

A la vez que don, la fe es un acto personal y configurante. La fe implica una decisión personal absolutamente intransferible. Supone un cambio interior, y una movilización de las facultades del alma, un asentimiento libre en el que cada sujeto defineprofundamente los caracteres de su propia vida. Así aparece claramente en el n.5 de la Dei Verbum: “Por la fe el hombre se entrega entera y libremente a Dios, le ofrece el `homenaje total de su entendimiento y voluntad´ asintiendo libremente a lo que Dios revela". Para dar esta respuesta de la fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con el auxilio interior del...
tracking img