La esencia del sistema capitalista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1340 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ESENCIA DEL SISTEMA CAPITALISTA
Los individuos que formamos parte de una sociedad regida por el sistema capitalista, entendemos que a partir de prestar nuestra fuerza de trabajo, aportar bienes de capital para la elaboración de un producto o alquilar un espacio de nuestra propiedad; contribuimos a satisfacer las necesidades de la sociedad. La sociedad necesita satisfacer necesidades y lo haceconsumiendo bienes. Como retribución a este aporte recibimos dinero en concepto de salario, ganancia o renta. Los cuales nos sirven para transar los bienes que se producen en la economía. En base a esto puede sintetizarse la esencia del sistema de producción que rige prácticamente a todo el mundo.
Esto sucede en todo tipo de producción de bienes y servicios, pero… ¿Todo aquel que recibe unaremuneración por su trabajo aporta a la sociedad? Existe una clase minoritaria que se dedica a operar en la bolsa, su “trabajo” se basa en comprar acciones o títulos cuando su precio es bajo y tiende a subir, para luego venderlos más caro y conseguir así una ganancia. El accionista debería ser una persona con intenciones de invertir por este medio en un bien de capital, o sea, en la empresa a la cualdichas acciones pertenecen y participar así tanto de sus ganancias como de sus pérdidas. Lo cierto es que esto se transformó en una forma fácil de ganar dinero especulando y sin producir.
Como ya vimos, la sociedad precisa consumir y a cambio de esto debería retribuirle un medio de consumo a quien lo hace posible produciendo. Ahora bien, el proceder de estas personas no solo les hace ganar muchodinero por su especulación, sino que también son el principal motivo de las crisis más fuertes en la historia del capitalismo. Sin ir más lejos, la especulación financiera fue el principal motivo de la formación de la deuda externa argentina. Los préstamos lo recibían privados, la deuda se estatizó.
Seguramente cada uno tendrá su postura respecto al tema, pero quiero invitarlos a que piensen eintercambiemos ideas. Existen personas que ponen en riesgo la estabilidad económica de todos nosotros cuando se caen, y hay que salvarlos. Mientras están bien ganan mucho dinero, pero no producen nada que podamos consumir. En un contexto de desempleo los trabajadores pierden en la puja salarial, pero son productivos, mientras que los anteriormente nombrados no lo son.
No es mi intención plantearque el sistema es inconsistente, porque de hecho no lo creo, lo que sí creo es que como todo debe evolucionar e ir cambiando a medida que sea necesario. Sin embargo, las ideas ortodoxas del liberalismo económico siguen presentes a pesar de los sucesivos problemas que ocurrieron con el paso del tiempo. Los hechos demuestran que por lo menos en el mercado bursátil no existe mano invisible alguna queponga las cosas en su lugar.
Los gobiernos deben tener un papel activo en la economía y convertirse en la mano visible, invirtiendo e incentivando la inversión y la producción de bienes y servicios para así generar puestos de empleo, aumentar salarios y disminuir la pobreza. Pero para lograr esto es necesario aprender de los errores y estar dispuesto desde el poder político a pelear contra losintereses de quienes consumen a mansalva pero no producen.
La esencia del Socialismo

En el socialismo la palabra clave es el amor. Los dos grandes principios de Francisco de Asís (1182-1226 d. C.) fueron y son: el amor a la pobreza y el amor a la alegría de vivir. Toda su vida fue también un cántico de amor a la Naturaleza: al hermano Lobo, a la hermana Luna, al hermano Sol… Su amor a lapobreza, tan odiado hoy como ayer, nos revela su profunda sabiduría, pues sabemos que para que todos seamos ricos, se necesitan, por lo menos siete (7) planetas más como la Tierra. La pobreza es el justo medio entre la riqueza superflua, cruel, egoísta e interesada y la miseria, en la cual falta incluso lo esencial. Nuestro estúpido amor a la riqueza tiene orígenes tan antiguos como el culto idólatra...
tracking img