La estrella

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2430 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La estrella
PERSONAJES


CIEGO, coplero que ya no canta.
SEÑORA VENTANERA, siempre asomada.
COMPRADOR, de todas las cosas.
CHICO, chico.
CURIOSO, que pasaba y se quedó.
DOS O TRES MIRONES, que se suman y sólo miran, si quieren.
VOZ, de la estrella.


Época, la de la espera del nacimiento de Cristo. Vestuario, acorde con la época. Plaza de pueblo. Está vacía.Un CIEGO se encamina tanteando hacia un poyo.

CIEGO.- (Camina vacilante. Se detiene hacia el centro.) Antes, por lo menos, me acompañaba el chico. Pero, ahora, estoy solo. No tengo quien me oriente. Puedo tropezar contra cualquier piedra y caerme. Que Yavé me ayude en estos mis últimos años y me acoja en su seno cuando sea servido llamarme.
VENTANERA.- (Asomando a la ventana.) Ciego,no murmures más. Sigue adelantando. Tres pasos más hacia la derecha, y encontrarás el poyo. (Lo guía desde arriba.) Así, así. Hacia tu derecha. Un paso más, y ya estás. Eso, descansa tranquilo.
CIEGO.- (Mientras se sienta.) Gracias, buena mujer... Yavé te lo pague.
VENTANERA.- Y tú también, Ciego. ¿Por qué no cantas ya aquellas coplas tan hermosas que tanto nos gustaban?


CIEGO.-¡Pobre de mí! Mis manos ya no pueden pulsar la cítara. Y mi garganta apenas suena. Sólo sirve para gemir y llorar mis desdichas. Tengo que vivir de la caridad, y la caridad de la gente cada día es más menguada. Nadie se acuerda del pobre coplero, porque ya no tiene coplas ni gracia.
COMPRADOR.- (Acercándose.) ¿Qué vendes, buen hombre? Yo lo compro todo. Porque en cada cosa que compro veo minegocio. Luego la vuelvo a vender. Me marcho a la montaña, al campo, al desierto. Y allí siempre encuentro gentes que me compran todo lo que vendo. Por eso yo compro barato, para vender de nuevo.
VENTANERA.- (Desde la ventana.) Y vendes caro, bribón.
COMPRADOR.- ¿Caro, yo? Te equivocas. (Al CIEGO.) ¿Puedes venderme algo barato, Ciego? Así yo te ayudaré.
CIEGO
(Sentencioso)
Yo no vendobarato,
ni vendo caro,
que al que quiera comprarme
le vendo sabio.
Todos los males
al son de mis coplillas
pueden curarse.

COMPRADOR.- (Con un destello.) Ya veo. Tú eres como aquéllos que en mi ciudad, Atenas, dicen que se dedican a la sabiduría, y la venden. ¡Pobres necios, no son más que unos charlatanes mentirosos y farsantes! Viven sin trabajar: ésa es susabiduría, una mentira muy gananciosa.
CIEGO
(Mismo tono)
Yo no vendo nada,
pero veo claro;
digo lo que creo,
siento lo que canto.
Y el que no se fíe,
que siga mis pasos,
y verá si en ellos
hay verdad o engaño.

COMPRADOR.- Muy bien hablas, Ciego.
CIEGO
(Sigue.)
La verdad que yo vendo
no cuesta nada.
El que quiera creerla
puedetomarla.

VENTANERA.- Pero, Ciego, dime una cosa. Antes tus coplas eran divertidas y reíamos tus pullas. Pero ahora, ¿qué verdades puede vender quien no ve nada?
COMPRADOR.- (Burlón.) Ahora lo entiendo mejor. Tú eres de ésos que los judíos llamáis profetas. ¿Quieres que te diga lo que pienso? ¡Paparruchas, y nada más que paparruchas! En mi tierra, allá en Grecia, los llamamos poetas,casi igual. ¿Y sabes lo que han hecho? Con su fantasía nos han llenado de dioses el Olimpo. ¡Valientes dioses! Unos dioses que se pelean entre sí y que tienen líos de familia constantes, como cualquier vecino. Divertido, sí es, pero necio. Todo necio. (Dirigiéndose a la Ventanera.) ¡Eh, señora, no se vaya Ud. del pico, que lo que voy a decir es más gordo! Porque ahora han llegado los romanos, queson tan poderosos como crédulos, y se han llevado a Roma a todos nuestros dioses. Será para que se entretengan jugando unos con otros. Griegos contra romanos. ¡Ja, ja, ja, ja!
VENTANERA.- (Con gestos de sorpresa, pero no con cruces, que eso sería un anacronismo.) Yavé nos proteja. Este hombre es un descreído. Claro que tantos dioses...
CIEGO
(Sentencioso.)
La verdad sólo es una:...
tracking img