La estudiositas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2709 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD CATÓLICA DE COLOMBIA DEPARTAMENTO DE HUMANIDADES

REFLEXIÓN GENERAL ANTE LA VIRTUD DE LA STUDIOSITAS

Por: Alexander Aldana Piñeros aaldana@ucatolica.edu.co

Ha de confesarse que el propósito de este escrito es bastante humilde, a saber, realizar un acercamiento general a la virtudde la studiositas o estudiosidad, en la formulación dada por Tomás de Aquino en la Suma Teológica, para reconocer la relevancia de su aplicación en el quehacer propio de todo el trayecto académico del Departamento de Humanidades, y muy particularmente, en la reformulación del Preseminario pactada para el siguiente año.

Aproximación a la virtud de la studiositas

En primer momento, es necesariodecir que la studiositas es una virtud, concepto que merece un tratamiento especial. Al referirnos a virtud en Tomás de Aquino es menester detenernos en, por lo menos, dos caracterizaciones. La primera, es la propia noción de virtud dada por el Santo, en la que tenemos que “la virtud designa el principio del movimiento o de la acción.” (AQUINO, Suma Th, 1,2, q: 26a 2 ad 1) Con esto, la virtudsignificaría la capacidad de perfección que tiene la potencia al advenirse en acto, esto en orden a su fin, (Cf. AQUINO, Suma Th, 1,2, q: 55 a 1) es decir, que la perfección de cada cosa se logra de acuerdo al cumplimiento de su fin, esto mediante el acto que le realiza. De tal manera, nos sugiere el aquinate, que se puede pensar que en el mundo existen dos tipos de potencias activas: –denominacióndada al fenómeno que describíamos– unas rigurosamente determinadas en orden a sus actos, que obran de la misma manera y producen los mismos efectos siempre, por lo que se dice que hay seres vivos que tienen la virtud o están en virtud de nutrirse, crecer, reproducirse, morir, aspectos en los que realiza su potencia pero de una forma determinada, digamos univoca.

Pero hay otras, nodeterminadas unívocamente en sus actos y sus fines, estas son las potencias activas propiamente humanas como el entendimiento, la voluntad y el apetito sensible, que carecen naturalmente de esas determinaciones en las que ya estaba realizada su potencia y que necesitan, por consiguiente, una especie de perfección añadida, de un hábito que las capacite para obrar bien de acuerdo a su finalidad, de uncomplemento o fuerza de su potencia que le permita realizar su impulso o movimiento máximo. Es éste un sentido más propio para entender la virtud, y que nos recuerda la connotación que da Aristóteles a las virtudes éticas, que no se producen en los hombres por naturaleza sino que requieren de la perfección por medio de la costumbre (Cf. Aristóteles, Ética Nicomáquea, 1103a 15-25) y que será la base de lasegunda caracterización.

Para esta segunda forma de la virtud, es imperativo acudir a Aristóteles, cuando nos sugiere que “Se ha de notar, pues, que toda virtud lleva a termino la buena disposición de aquello de lo cual es virtud y hace que realice bien su función” (ARITÓTELES, Ética Nicomáquea, 1106a 15-16) De esto puede inferirse que la virtud es aquello que hace bueno al que la posee, loperfecciona, ya sea de acuerdo a sus acciones en un determinado aspecto, por ejemplo, ser un buen maestro o un buen guerrero, o en general, ser un buen hombre, aclaración capital al entender la diferencia entre las virtudes intelectuales y morales, respectivamente. En todo caso, se habla de un perfeccionamiento de las facultades o potencias operativas para que realicen obras buenas al estarenriquecidas por la virtud y que se transforman en una cualidad, es decir, en un hábito operativo. Ante tal punto, resulta ineludible la sugerente visión del estagirita ante lo que Tomás ha dado en llamar hábitos operativos, y que bien podría traducirse en una de las formulas filosóficas de mayor incidencia en la historia del pensamiento, entender la virtud como ejercicio.

Debe reconocerse que el...
tracking img