La guerra constitucionalista de nicaragua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1254 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua
UNAN-LEON

Facultad de ciencias y tecnología

Semestre de Estudios Generales

Componente Curricular:
Historia de Nicaragua

Tema:
La Guerra Constitucionalista

Elaborado por:
Adriana Zelaya Martínez

Docente:
Lic. Verónica Rojas

Fecha de entrega:
Viernes 25 de Mayo del 2012

¡A la Libertad por la Universidad!

IntroducciónDespués de la derrota de los liberales en 1912, se realizaron elecciones, resultando electo Adolfo Díaz, quien gobernó hasta 1916. Los sucesores de Díaz fueron Diego M. Chamorro, Emiliano Chamorro y Carlos Solórzano. Este último fue derrocado por Emiliano Chamorro.
En enero de 1925, tras la celebración de comicios electorales, asume el poder el partido Liberal con su fórmula compuesta por CarlosSolórzano como presidente y Juan Bautista Sacasa como vicepresidente. El Gral. Emiliano Chamorro quería ser presidente de nuevo. En octubre de 1925, al mando de un grupo de militares, se tomó la fortaleza militar de la loma de Tiscapa. Esta acción es conocida como el “Lomazo de Emiliano”. Solamente un año logró durar el gobierno liberal en el poder. Tras dos intentos de golpe de Chamorro, elpresidente Solórzano renunció al poder dejando vacante su puesto, que normalmente debía ser ocupado por su vicepresidente, Sacasa; sin embargo, éste había huido al extranjero, acosado por soldados conservadores. Tanto el Presidente Solórzano como el Vicepresidente Sacasa tuvieron que huir. Fue así, entonces, que el congreso nicaragüense nombró a nada más y nada menos que Emiliano Chamorro comopresidente provisional, quien asumió en enero de 1926.
En 1926 los liberales se alzaron en armas, de esta manera se inició la Guerra Constitucionalista, llamada así porque los liberales luchaban en favor de que se respetara la Constitución.

Desarrollo
Los liberales exiliados en México, liderados por Sacasa, comenzaron a organizarse para retornar al país y recuperar la presidencia que legalmente,según lo establecía la constitución política, debía ser entregada al vicepresidente electo. Embarcaron tropas y armamento y alcanzaron la costa del Atlántico de Nicaragua.
El general José María Moncada era el jefe miliar de la expedición liberal. Habían desembarcado en la ciudad de Puerto Cabezas, en el Caribe norte del país. A pesar de la inferioridad bélica, lograron mantener la posición y ganarotros pueblos de la región. En el pacífico, otro desembarco liberal fue destrozado por las fuerzas conservadoras. Comenzaban, también, a registrarse levantamientos liberales en otros puntos del país.
Estados Unidos, desde antes de la llegada de los liberales a Puerto Cabezas, había enviado barcos de guerra a las costas nicaragüenses, con el argumento de velar por la vida y bienes de los ciudadanosestadounidenses residentes en Nicaragua. El jefe militar norteamericano de la flota llamó a ambos bandos para tratar de remediar la situación. Los conservadores, con la intención de ganar el apoyo “gringo”, arreglaron la renuncia de Chamorro (quien por golpista no podía ser reconocido por el gobierno del norte, según tratados internacionales promovidos por ellos mismos) y nombraron como presidentea Adolfo Díaz, quien asumió el poder en noviembre de 1926 y resultó ser la marioneta perfecta para los intereses de los Estados Unidos.
Los liberales continuaron en la lucha, al mando de Moncada. Pocos días después, la llegada a Puerto Cabezas del jefe político de los liberales y reclamante de la presidencia, Juan Bautista Sacasa, llevó a la situación a un punto más tenso.
Al saber del arribode Sacasa, Augusto C. Sandino, desde ya un líder de influencia en su círculo laboral, viaja con algunos compañeros a Puerto Cabezas para participar en la guerra constitucionalista. Allí, el general Moncada rechaza darle un puesto militar y armamentos a Sandino, quien a pesar de ello lo salvaría meses después de una derrota definitiva.
Estados Unidos ya había reconocido a Adolfo Díaz como...
tracking img