La habanera, estudio de la obra teatral del ilustrado tomás de iriarte (siglo xviii)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA HABANERA
O EL DON DE GENTES,


comedia original del
famoso fabulista
D. TOMÁS DE IRIARTE (1750 – 1791)

© Estudio de Jesucristo Riquelme


EL ILUSTRADO TOMÁS DE IRIARTE Y OROPESA (1750-1791),
PIONERO DE LA COMEDIA DE COSTUMBRES.

Iriarte, prohombre del s. XVIII, sintió una ineludible inclinación por la obra didáctica. La finalidad instructiva y social del arte, comoaplicación del horaciano delectare et prodesse , le condujo por una senda literaria que fue desde la poesía y el trabajo periodístico (en menor escala y tiempo) hasta –sobre manera– el teatro; y decimos el teatro porque, en efecto, Iriarte, en su tiempo, fue renombrado traductor y autor de varias piezas teatrales. No obstante, esta faceta se vio eclipsada por la trascendencia de sus Fábulas literariasy, sin duda, por las figuras de Leandro Fernández Moratín (en el ámbito de la comedia) y del favorecido Ramón de la Cruz (por su costumbrismo sainetesco, popularista y populachero, de humor blanco) que lo relegaron al anonimato posterior. Sin embargo, dada la relevancia de su creación literaria, el nombre de Iriarte merece ser reivindicado en su justa medida como dramaturgo de interés y éxito:por un lado, como precursor de la ‘comedia nueva’ de Moratín hijo; por otro, como escritor cómico muy superior al de los sainetes de R. de la Cruz, adversario, contrincante y enemigo de Iriarte, en un siglo de enconadas polémicas y controversias. En definitiva, Iriarte debe ser hoy recuperado como uno de los genuinos representantes del movimiento renovador de las corrientes ilustradas de su época.Un siglo, el XVIII, poco estudiado y con poco prestigio creativo; denostado por el romanticismo del XIX, que propugnó la libertad sin límites en la vida y en el arte: la con-fusión de géneros literarios, el desacato a las tres unidades teatrales y, sobre todo, la aparición de una desbordada pasión humana lejana a toda frialdad racional que había sometido los sentimientos y las emociones másfuertes. También el franquismo (1939-1975), del que nuestra mentalidad canónica es, en cierto modo, heredera, repudió un siglo que abrió la veda de la paganización de la cultura, de la anatematización de la religión, y que comenzó a abogar por la ilustración, la ciencia y la igualdad (si bien que moderada) de las clases sociales, y que culminó con el hito de la Revolución francesa en 1789.

DELESTUDIO A LOS SARAOS

Nace Iriarte en el Puerto de la Cruz, de la Villa de Orotava, el 18 de septiembre de 1750, en el seno de una familia de elevadas inquietudes culturales . Recibe una educación tradicional, primero con su hermano dominico, Juan Tomás, que le enseñó filosofía, teología, literatura antigua e, incluso, latín: con él vivió en su celda unos tres años, en Tenerife. A los trece, en1764, va a Madrid con su generoso y solterón tío, el erudito Juan de Iriarte, de 61 años, el patriarca de la dinastía Iriarte : académico de la Lengua española y de la Bellas Artes de San Fernando, oficial traductor de la Primera Secretaría de Estado, bibliotecario de la Real Biblioteca y distinguido helenista y latinista del máximo relieve . Su tío dedicó los siete últimos años de su vida a laesmerada educación humanística de Tomás : aprendió francés e inglés, ...y algo de italiano y alemán, y tradujo obras clásicas del latín y del griego .
Ya en su juventud, Tomás experimenta un gran cambio: se siente atraído por el ambiente capitalino; y poco a poco se introduce en tertulias y academias en Madrid, de la mano de su tío, aumentando su aceptación paulatinamente, merced a susconocimientos y a su trato con apenas 20 años: Tomasito atraía a las almas sensibles y tanto por sus encantadores modales como por sus múltiples dones artísticos: un ingenio precoz y un simpar don de gentes: “Tenía un genio naturalmente franco y agradable –escribió Pignatelli –. Era buscado en todas las concurrencias y su sociedad no era menos grata a los hombres que a las damas. Había adoptado en el...
tracking img