La iglesia catolica como elemento de integracion en honduras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1832 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La iglesia Católica como elemento de integración en Honduras durante el Perido Colonial
La iglesia Católica fue unas de las instituciones preponderantes en la integración de los indígenas al mundo colonial. A la conquista militar de la población nativa siguió la conquista espiritual por medio de su conversión al cristianismo. Esta misión fue realizada por los frailes franciscanos y mercedariosquienes, desde los primeros años del descubrimiento figuraron en las expediciones de conquista.
En la primea mitad del siglo XVI, la evangelización de los indígenas hondureños estuvo a cargo de curas seculares entre quienes figuraban, según D. Juarros, los padres Juan Godínez, Juan Díaz, Francisco Hernández y Juan Gascón.
Estos se dedicaron, durante casi dos décadas, entre 1524 y 1540, a laevangelización de los indios en Guatemala, Comayagua y otras provincias centroamericanas.
Poco tiempo después, al esfuerzo de estos primeros predicadores del evangelio se sumó la actividad de las órdenes religiosas, principalmente de los mercedarios y los franciscanos. Los primeros habían fundado en la primera mitad del siglo SVI el convento de Tencoa y el de Nuestra Señora de la Merced en Gracias aDios y Comayagua. Hacia 1560 los mercedarios tenían, además, casas establecidas en Cururu, Tencoa, Gracias a Dios y Comayagua en las regiones occidentales iniciaron construcciones en Honduras hacia 1573 en Nacaome, Comayagua y Agalteca.
No obstante, la evangelización de los indios en el siglo XVI, realizada en el contexto de una provincia recién conquistada, que aun resentía la desorganizaciónde la etapa de conquista militar, dificulto la misión evangelizadora. En aquel siglo, la Iglesia debió enfrentar los obstáculos de un periodo convulsionado y anárquico.
La instalación de los nativos en las aldeas de reducción facilito la labor evangelizadora, haciéndola cada vez más efectiva. Al desarraigo social y cultural provocado por la conquista y la reorganización social de los indígenas sesumó el trabajo de los frailes y misioneros que, como señala J. V. Vives, estaba dirigido a crear de una “renovación total” de la conciencia de los indígenas, para integrarlos a la sociedad colonial.
Aunque esta “integración” no siempre fue voluntaria, algunos autores encuentran en ella elementos que beneficiaron positivamente a los indios no solo porque les permitía conservar de alguna manerasu cultura, sino también porque les permitió encontrar “un lugar en el mundo” después del hundimiento de su cultura.
En general, el trabajo evangelizador de la Iglesia en Honduras tropezaría con los mismo problemas que enfrento la administración colonial, a la cual estaba íntimamente ligada la suerte de la Iglesia, en virtud del Patrono Real que la sujetaba a la Corona, y pesaba sobre la Iglesiadesde su confirmación por una burla del papa Julio II en 1508.
El patronato Real significaba que la Iglesia era organizada y dependía económicamente de la Corona, la que en virtud del mismo acuerdo, proponía y de hecho nombraba las autoridades eclesiásticas en América. El poder que el Patronato Real otorgo a la Corona –afirma C. H. Haring- convirtió a la Iglesia “en otra rama del gobierno real,otro medio de control político sobre los colonos”.
Años más tarde, en 1598, el obispo Andrada aprovechaba la presentación de un informe sobre el estado de su diócesis para indicar la ausencia de condiciones en Honduras para preparar un clero nativo, señalando además, la pobreza de la provincia como una de las causas que impedía la llegada a esta de más clérigos.
Para entonces la pobreza erageneral en las iglesias, tanto de los españoles como de indios. El obispo se refería a la falta de retablos en las iglesias, en parte por la falta de pintores y artesanos calificados, pero más aún por la falta de recursos para comprarlos fuera de la provincia.
Además de retablos, también había “una gran falta” de misales que, cuando se querían comprar fuera del obispado, “es por todo el precio de...
tracking img