La justificación del impío

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2504 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Página 1
La Justificacion del impio

Ya desde el Antiguo Testamento Moisés dio instrucciones a los jueces israelitas diciéndoles qué decidir en los casos que se plantearan: “Absolverán (justificarán) al justo, y condenarán al culpable” (Dt.25:1). Todos sabían que Jehová jamás justificaría al impío (Ex. 23:7), y que “el que justifica al impío, y el que condena al justo, ambos son igualmenteabominación a Jehová (Pr.17:15). Condenar al justo y justificar al injusto equivaldría a una pervertida administración de la justicia.
Fue, quizás, con esta práctica judicial corrupta como trasfondo que Pablo desconcertó a sus lectores cuando escribió en Romanos 4:5 “(Dios) justifica al impío.” En las siguientes secciones se intentará responder a la pregunta ¿cómo puede Dios justificar al impíosin dejar de ser santo y justo?

I. El aparente conflicto entre la justicia y el amor de Dios
Para entender la justificación, no empezamos con Pablo ni tampoco con la propia doctrina de la justificación, sino más atrás. Necesitamos retroceder de la soteriología a la teología propia, a la antropología, y la Cristología. El lugar para empezar, entendiendo correctamente la doctrina escritural dela justificación, es con la naturaleza y carácter de Dios, y del hombre, quien está hecho a la imagen y semejanza de Dios.
Al considerar la naturaleza y carácter de Dios en relación a la justificación, tal vez es la santidad y justicia de Dios más que ningún otro atributo que debe recibir nuestra atención. La Escritura está repleta del testimonio de la santidad divina. Dios es presentado en ellibro de Isaías repetidamente como el Santo de Israel y el tres veces “santo.” Habacuc lo pone de esta manera: "Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio" (1:13). La palabra santidad en la Escritura indica la separación de Dios del pecado e incluye el concepto moral de la justicia. La santidad implica más que justicia, pero nunca implica menos que justicia. Decirentonces que Dios es santo es decir, con respecto a la justicia, que él es puro y no está manchado por ningún pecado moral.
Ya que Dios es santo y justo, él requiere de nosotros ser santos y justos. Esto es claro en pasajes como el Salmo 15 y 24, en los cuales, la pregunta planteada es: "¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?" (24:3). El salmista está preguntando
quiénpuede acercarse al Señor, al Santo, y habitar en su presencia. Y la respuesta, dada en el
Salmo 24:4 (o Salmo 15:2-5) es: el que mantiene una pureza perfecta interna y externa.
Página 2
La Justificacion del impio

Este requisito ha demostrado, como declara Pablo que “no hay justo, ni aún uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Ro. 3:10-12), “Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (v. 23). ¡Que condición! Es aquí donde parece surgir el problema del perdón de Dios, no tanto por la condición de la humanidad sino por su propia naturaleza: santa y justa.
Si bien es cierto que “Dios es amor”, también es necesario recordar que su amor es un “amorsanto”. Es decir, un amor que busca a los pecadores pero a la vez se niega a pasar por alto sus pecados. La forma en que Dios elige justificar al impío tiene que ser absolutamente consecuente con su propio carácter. John Stott describe esto como que “tiene que satisfacerse a sí mismo.” El tiene que actuar con justicia y con amor. Este dilema se lo puede ver en Oseas 11:8-9 aplicado a Israel, cuando seobserva claramente en las preguntas de Jehová, una lucha entre lo que Jehová tendría que hacer debido a su justicia y lo que no puede hacer debido a su amor.
Por lo tanto, ¿cómo podía Dios expresar su santo amor, al justificar a los pecadores, sin comprometer su santidad y justicia? ¿Y cómo podía juzgar a los pecadores, sin frustrar su amor? ¿Cómo podía Dios justificar al impío?

II. La...
tracking img