La loca de gandoca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3778 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La loca de gandoca

Trata sobre la lucha de una mujer por salvar un refugio de vida silvestre y su matrimonio.
Daniela Zermat encarna a la loca, porque es una mujer tenaz, que no se amilana ni amedrenta ante un gobierno al que le importa únicamente la inversión extranjera, sacrificando incluso a la belleza natural del país. Este concepto es más o menos fiel a la realidad actual, de ungobierno que sucede al otro y al que le interesa sólo los dólares o los euros, según sea el caso. Daniela solicita entrevistas con diputados y ministros, hace uso de influencias”para llegar a esos despachos y acude a ellos sin pena alguna y no decae cuando se burlan, cuando la dejan “plantada…”
            Ante un empleado de la Oficina de Vida Silvestre, nuestra personaje pregunta desafiante:¿Podríadarme una copia de las leyes y decretos que rigen al Refugio Gandoca? El burócrata tiembla, no le sale correctamente la voz y, luego, después de haberse dado un paseillo por las oficinas, el tipo regresa una vez recobrado la compostura y dice: “Mire, desafortunadamente es esta oficina no tenemos las leyes”. Es el primer tropiezo que ella sufre de una larga secuencia de obstáculos que la llevarán aun final que el lector ya se había imaginado.
            “Es que antes, el Administrador del Refugio con costos permitía que se construyeran casas y de un tiempo para acá amanecen árboles talados, se levantan hoteles y cabinas sin ton ni son y echan las aguas cloacales y la basura en las playas y ríos.” Explicó Daniela en la misma oficina, resumiendo el desastre que estaban ejecutando en Gandoca.Nuevamente los burócratas salen y entran en una oficina y en otra más, tratando “de respirar mejor” o buscando algún argumento evasivo y después la enfrentan de nuevo, no sin antes burlarse entre ellos de la persistencia de esa “loca”: “Pregunte en la Oficina de Vida Silvestre. Ya le indiqué que en el Departamento Legal no los tenemos”. Contestó el funcionario, refiriéndose a la legislación quemodera a los Refugios de Vida Silvestre. Otro le recomienda hacer una carta al Director del Sistema de Parques. La agonía apenas comienza.
            De manera obediente, Daniela escribió al hombre sugerido y cuál sería la sorpresa: “nunca me respondió pero mandó a decirme con otro funcionario: respecto al Refugio Gandoca debe hablar con Sergei Domeniev, tome, aquí tiene el número.” Ella mismadescribirá en las líneas siguientes de su prosa que aquello, el ir y venir de despacho en despacho “fue una tortura”. Pero, insistimos, aquello apenas comenzaba.
            Cuando finalmente se entrevistó con Sergei, éste resultó ser un emisario de la verdad, descubrió ante la mujer algo todavía más nefasto que iba a ocurrir en el Corredor Biológico que descansa como un balcón frente al MarCaribe, en la provincia de Limón. Ella le hablaba de veinte cabinas y de un proyecto por construir otras cuarenta; también le decía de una señora francesa que iba a levantar dieciséis cabinas, un restaurante y una discotheque. Otro canadiense pensaba erigir un hotel de doscientas habitaciones. Todo en la Plaza del Arbol de Uva, Gandoca.
            Pero Sergei es un personaje creado por Anacristina,precisamente para que marque el punto de partida de la lucha que librará Daniela Zermat. Es quien le dice, desplegando unos planos sobre su escritorio; “Eso no es nada comparado con lo que ya se está tramitando aquí.” Cuando la joven dejó de auscultar palmo a palmo los dibujos arquitectónicos, cayó en la cuenta de que lo que había descrito antes, era una insignificancia comparada con el “monstruoso”proyecto de la empresa “Ecodólares S.A.” “Ese proyecto no es un hotel –dijo alarmada Zermat-. Es una urbanización. Mire: sesenta lotes, calles, condominios, un centro comercial, salón de belleza, salón de té, discotecas, hasta salón de patines probablemente. Además noventa bungalows, canchas de tennis, vea… no sé por qué, se me hace que el salón de patines es de hielo. En dos palabras, Miami en...
tracking img