La máquina müller o cómo sobrevivir al siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6591 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYO

LA MÁQUINA MÜLLER O CÓMO SOBREVIVIR AL SIGLO XX
(SOBRE HAMLET-MACHINE DE HEINER MÜLLER) Marco Antonio de la Parra

En este artículo se sostiene que la obra del controvertido dramaturgo alemán Heiner Müller (1929-1995) desgarra la historia de Alemania, reinterpretando toda la enseñanza de Brecht, la posibilidad sospechosa de poder ser un artista y un comunista en la RDA. Su piezaHamlet-machine, afirma Marco Antonio De la Parra, es seguramente la mejor muestra de una propuesta absolutamente revulsiva, cuyos efectos aún resuenan en la definición de un arte profundamente crítico de la situación social del fin de siglo.

i por primera vez Hamlet-machine casi por descuido, en un festival internacional de teatro en Bogotá. Había escuchado hablar algo acerca de Heiner Müller y deesta misteriosa pieza teatral que parecía terminar con toda la escritura teatral al modo tan frecuente del siglo que en estos días finaliza. No recordaba más, ni dónde ni a quién, ni qué. La presentaba un grupo canadiense, Carbono 14, de gran prestigio, en una enorme sala de cine del centro de la capital colombiana. Esto era a fines de los años 80 y la

V

MARCO ANTONIO DE LA P ARRA (1952).Escritor, médico psiquiatra y dramaturgo. Miembro de número de la Academia Chilena de Bellas Artes.

Estudios Públicos, 77 (verano 2000).

358

ESTUDIOS PÚBLICOS

discusión en los foros aún flotaba sobre la responsabilidad revolucionaria del intelectual y la crisis del teatro pequeño burgués. Aún había Muro en Berlín y la guerra fría sólo a duras penas mostraba señales de descongelamiento.Sabemos lo que es, aún, Colombia. Un país sudamericano duro, de alta peligrosidad y gente cariñosa. El festival era hecho a todo trapo y a pesar de un aviso de bomba en el primer estreno del evento, seguía adelante. Recuerdo el montaje de la pieza de Müller en un clima agitado, mucho público, una ciudad desconocida y sucia, un ritmo de videoclip, monitores centelleantes, un enano,Hamlet-el-personaje triplicado, el escenario tapizado de terciopelo rojo. Quedé perplejo y sobresaturado y creo que salí echando chispas mientras el público más joven parecía fascinarse sin remilgos. Desconfío de mis rechazos viscerales y me sé guiar por mis perturbaciones. Decidí seguirle la huella como a otros nombres de la dramaturgia europea de las últimas décadas. Así había conocido a BernardMarie Koltés yme quedaba aún estremecerme con el Roberto Zucco del malogrado autor francés. El dramaturgo alemán, verdadero monstruo de la escritura teatral contemporánea, resultaría una especie de esencial resumidero de la zona más agreste y áspera de la posmodernidad. Con el tiempo pude conocer mejor el trabajo de Heiner Müller. Recuerdo el acceso a las traducciones realizadas por el poeta español JorgeRiechman para la revista Primer Acto y la perplejidad de mis alumnos cuando leímos el texto de Paisaje con argonautas, solamente tres páginas sin distinguir personajes, sin reconocer el argumento, sintiendo el fragor de su poesía, el arremeter de su verso y el oficio de un dueño del habla escénica como pocos en mucho tiempo. Recuerdo, años después, en plena alza del reconocimiento a Müller en losescenarios sudamericanos, el montaje esplendoroso de Viviana Steiner en Santiago de Chile, bajo el título de “Medea material”. Hay cierta teatralidad del texto duro y puro que se reconoce al leerlo. Cualquier conocedor del medio teatral lo puede sentir. Es el fraseo de energía vibrante, relinchando en la garganta, levantándose como un animal vivo al hacerlo sonoro. La escritura de este tipo no requiereadherirse a esquema alguno, se vuelve visual sin describir y es muscular sin dejar de ser gráfica. Es una escritura que duele, turbulenta, haciendo tropezar las imágenes en un estallido mental que demuele al lector-auditor-espectador. La escritura de Müller, llegando a su apogeo vibrante en La máquina Hamlet o Hamlet-machine, sacude al más defendido. Puede quedar ahí, sola, y ser teatro. Es una...
tracking img