La muñeca de nieve

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2966 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA MUÑECA DE NIEVE: UN MILAGRO INFANTIL
En la tarde de una fría jornada de invierno, dos criaturas solicitaron permiso a su madre para salir a jugar sobre la nieve recién caída. La mayor era una niña a la que sus padres, y otras personas acostumbraban a llamar Violet, porque su carácter era tierno y humilde y porque pasaba por ser hermosa. Pero a su hermano lo conocían por el mote de Peony, enrazón de la rubicundez de su carita ancha y redonda, el padre de estos dos niños, un tal señor Lindsey, era un hombre excelente pero desmedidamente positivista, ferretero de profesión, tenazmente habituado a encarar con lo que se denomina sentido común todas las cuestiones que caían bajo su consideración. El carácter de la madre, en cambio, ostentaba un rasgo de belleza espiritual, una flordelicada y perlada de rocío, por así decir.
De modo que, como dije al principio, Violet y Peony rogaron a su madre que les permitiera salir a jugar sobre la nieve fresca. Los niños vivían en la ciudad y no tenían un campo de juegos más vasto que el jardincito que adornaba el frente de la casa.
—Sí, Violet... sí, mi pequeño Peony —dijo la madre con dulzura—; podéis salir y jugar sobre la nieve fresca.A continuación, la buena mujer arropó a sus pichones con chaquetas de lana y sacos acolchados, y les abrigó el cuello con bufandas protegió sus manos con mitones, y les dio un beso a cada uno a modo de hechizo. Así salieron las dos criaturas, con unos brincos que las transportaron enseguida a la pila de nieve,¡Cómo se divirtieron entonces!
Por fin, cuando terminaron de bañarse el uno al otrocon puñados de nieve, Violet concibió una nueva idea después de haberse reído cordialmente del aspecto del pequeño Peony.
—Si tus cachetes no fueran tan rojos te parecerías exactamente a un muñeco de nieve, Peony —dijo ella—. ¡Y esto me inspira! Hagamos un muñeco de nieve... con la forma de una niña... y será nuestra hermana y correrá y jugará con nosotros durante todo el invierno. ¿No seríamaravilloso?
—Oh, sí -- exclamó Peony, lo más claramente que pudo, —. ¡Será maravilloso! ¡Y mamá la verá!
—Sí —respondió Violet—. Mamá verá la nueva nena. Pero no deberá invitarla a entrar en la sala tibia, porque como tú sabes, a nuestra hermanita de nieve no le gustará el calor.
Y a partir de ese momento las criaturas se consagraron a esta importante empresa de confeccionar una muñeca de nieve quefuese capaz de correr; mientras su madre, que se hallaba sentada tras la ventana y escuchaba jirones de su conversación, no podía dejar de sonreír ante la seriedad con que encaraban la faena.
la madreSiguió mirando a los niños durante unos minutos más, No podía, dejar de volver la cabeza una vez y otra, y una vez más, hacia la ventana, para observar cómo les iba a los niños con la confección dela muñeca de nieve.
¡Era en verdad un espectáculo por demás placentero, el que brindaban esas luminosas almitas entregadas a su faena! Además, era realmente encantador ver con cuánta experiencia y destreza llevaban adelante la obra. Violet se había hecho cargo de la dirección y dictaba a Peony lo que debía hacer, en tanto que ella daba forma, con sus propios deditos delicados, a las partes másprimorosas de la figura de nieve. Esto sorprendió mucho a la madre y cuanto más miraba, más y más sorprendida se sentía.
“¡Qué chicos extraordinarios son los míos! —pensó, sonriendo con orgullo maternal, mientras se sonreía también de sí misma, por estar tan orgullosa de ellos—. ¿Qué otros chicos podrían haber construido con nieve algo tan parecido a la figura de una niña
—¡Peony, Peony! —legritaba Violet a su hermano, que se había alejado hasta el otro extremo del jardín—.
Tráeme un poco de esa nieve fresca, Peony, del rincón más apartado, donde aun no la pisoteamos. Es para darle forma al pecho de nuestra hermanita de nieve. ¡Sabes que esa parte debe ser muy pura, tal como cayó del cielo!
—¡Acá la tienes, Violet! —respondió Peony, con su tono fanfarrón, fanfarrón pero también muy...
tracking img