La muerte cultural del café en colombia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3511 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Nada más evidente, más universal e inevitable que la muerte: todo lo sometido a las leyes del tiempo está condenado a desaparecer; todo ser vivo que acaba de nacer está destinado ineludiblemente a 'dejar de ser', en un futuro incierto pero quizá ya programado…horrible y fascinante”

Louis Vincent-Thomas

Familia cafetera, principios del siglo XX.

LA INDUSTRIA DE UN CADÁVER: El amanecer,el ocaso y el anochecer del café en Colombia.

“El café es un símbolo nacional”, “el café de Colombia tiene el mejor sabor del mundo”, “Colombia igual a café”. Son ideas que casi todos tenemos insertadas en nuestra mente, de hecho desde niños nos enseñaron en la clase de sociales que el café era el producto agrícola número uno, el producto nacional por excelencia. Sin duda, el café ha sido algomás que agricultura, se ha constituido como simbología nacional que ha mitigado la imagen deteriorada de todo un país.

No obstante, hay una brecha significativa entre lo que se enseña en los libros de historia y geografía y la promoción que nos llega de los medios de comunicación y la vida real en torno a este “maravilloso” producto. La industria mediática ha jugado un papel decisivo en la imagencultural del café, haciendo de ella un producto cultural de la industria turística y cautivando espectadores.

Al respirar el aire quindiano, los sentidos se inundan de un patriotismo extraño -ya que el mismo término ahora hace referencias a productos mercantiles que simbolizan el “ser colombiano”- y es que como se dice: “ya huele a café”. Con el deseo de ver la avante industria cafetera eincluso con la imagen de monstruo colonizador que arrasó con una prometedora agricultura nativa, ahora, el eje cafetero básicamente ofrece a sus visitantes el café como producto cultural y no solo eso, la industria de un cadáver. Ya no está, su vida se ha extinguido en un alarmante 70%, según comentan los lugareños, relato que adquiere su exactitud en documentos económicos (Revista Dinero, Semana,Diarios de circulación nacional) que procuran la implementación de estrategias que revivan la industria.

Es posible que la recesión económica que no es desconocida para ningún colombiano, haya tocado las cimientes de la cultura cafetera. Los pequeños agricultores ahora son desencantados, que optaron por una vía inmediatista de subsistencia –los cultivos “pan coger” (plátano, frutas cítricas)- ypor asesinar la misma esencia cultural y emblemática que nos ha identificado como colombianos. Es el momento, de darle una nueva orientación a este documento y analizar entonces, como el café pasa de ser el colonizador, al desplazado, llevándose consigo todo un legado cultural.

Quien llega al eje cafetero lleva una idea preconcebida del café. No es descabellado creer que el café esté a la vistadel turista, que en cualquier sitio le van a ofrecer café 100% calidad Colombia. Sin embargo, sucede algo paradójico una vez se está inmerso en las montañas que conforman el eje cafetero. Montaña arriba se encuentran matas de plátano por doquier, es común verlas al borde de la carretera plantadas en cantidad, incluso en las zonas urbanas en contraste con las plantas ornamentales que rodean elexterior de una vivienda. Pero este primer impacto, aunque sorprende al visitante, no lo desmotiva, además es entendible la fuerte presencia del plátano, a fin de cuentas este llegó a América, antes que el café, en 1516 proveniente del Asia meridional.

Hoy, cuando a la gente se le pregunta ¿cuáles son los sitios en esta región donde se comercializa café? o una simple pregunta como ¿qué nos puedecontar acerca del café? la mayoría de personas dan la misma respuesta ¿café?, ¡aquí ya no hay café! La gente joven lo que sabe del café es que lo venden en las cafeterías, en los quioscos, o que hay unos “cafecitos” donde el tinto es más caro pero es muy rico. La gente mayor, por el contrario, responde a la pregunta con nostalgia evidente, con añoranza sobre lo que fue la bonanza cafetera en el...
tracking img