La odisea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4666 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Orígenes de Paris

París llegó a ser el más bello, el más diestro y el más bravo de los pastores frigios. Oenona, ninfa de los bosques, prendóse de él y llegó a ser su esposa; su unión fue feliz mientras vivieron ignorados y solitarios. La celebridad alcanzada por París, fue el peor escollo para su dicha: tomó parte en los juegos públicos de Troya y triunfó de sus rivales, siendo reconocido porPríamo y acogido en palacio.

La manzana de la Discordia 

Habiendo sido invitados los dioses y las diosas, a las bodas de Tetis y Peleo, solamente la Discordia fue excluida del festín, por temor a que sembrase el desorden y la disidencia. Esta afrenta la hirió en lo más vivo y de ella se vengó hábilmente. Al final de la comida aparecióse la diosa envuelta en una nube y arrojó sobre la mesauna manzana de oro que llevaba grabadas estas palabras: A la más hermosa. Y aquí principió la discordia.

El juicio de Paris

Paris fue llamado a actuar de juez entre las tres diosas que pusieron en juego todas las seducciones posibles para tenerlo favorable. Hera le prometió riquezas, Atenea la gloria de las armas y Afrodita que le daría la más bella mujer del mundo. Afrodita fue la preferiday en medio de los aplausos del Olimpo obtuvo el premio de la belleza. Celosas y humilladas sus rivales, resolvieron perder a París, a su familia y a toda la nación troyana.

Paris en busca de Helen

Afrodita, que había prometido a París concederle la mujer más hermosa que en el mundo hubiera, eligió a Helena, hija de Tíndaro y esposa de Menelao, que vivía felizmente con su esposo en su palaciode Esparta.

Ningún obstáculo detiene a Paris: Afrodita le guía y le ayuda. Parte con un lujoso bajel; llega a Esparta y desembarca en medio del más suntuoso aparato. Una gracia divina resplandece en su persona. El monarca lacedemonio le recibe en su corte con todas las demostraciones de afecto: le destina la más rica de las habitaciones y en ella es servido por veinte esclavos atentos asatisfacer sus menores deseos. En medio de las fiestas Paris no olvida un momento su proyecto y, para agradar a Helena, emplea las palabras más amables, las miradas más afectuosas, los más asiduos y obsequiosos cuidados.

Entre tanto Menelao se ve obligado a marchar a la isla de Creta por un asunto importante, deja a su esposa y se embarca.

El rapto de Helena

Al hallarse Paris solo al lado deHelena le abre su corazón y la conjura a que parta con él para Troya, su ciudad natal. Ella no sabe ya resistir a aquel en quien no halla sino encantos y parte con él, renuncia a su patria y abjura de sus sentimientos de esposa y de madre.

LOS PREPARATIVOS DE LA GUERRA

Menelao clama venganza

Al regresar Menelao y conocer el crimen del pérfido huésped, hace estremecer con sus gemidos todo elPeloponeso y la Grecia. Los capitanes, los príncipes y los reyes vecinos enardecidos por la palabra vibrante de Menelao y ardiendo en deseos de vengar tan vergonzosa ofensa, reúnen en Beocia y en el puerto de Aulis sus naves, sus corceles, sus armas y todos los aparatos de guerra y se obligan a permanecer unidos hasta que Troya haya sido tomada y destruida por completo.

El mando general de laarmada es conferido a Agamenón, rey de Argos y de Micenas y a la vez hermano del príncipe ultrajado. Pero un prodigio inesperado se opone a la partida de las naves griegas; en el mar no se advierte el más leve soplo de viento. Transcurren semanas y meses, la calma continúa y los remos agitan en vano las inmóviles ondas.

El sacrficio de Ifigenia

Piden consejo al adivino Calcas, que guardasilencio; al fin declara que es necesario aplacar la cólera de Artemisa ofreciéndole en sacrificio a Ifigenia, primogénita de Agamenón (en una cacería, Agamenón habla matado inconscientemente una cierva consagrada a Artemisa). «Solamente a este precio — profetiza Calcas, — los griegos podrán abrirse camino por el mar y destruir los muros de Ilion.»

Aterrado Agamenón al conocer el terrible...
tracking img