La rana y el alacran

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (545 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA RANA Y EL ALACRAN

Una vez, en la tierra de Shien-Lon, llovió intensamente durante muchos días seguidos…
Las semanas transcurrían bajo el intenso aguacero, desgranando, gota a gota, elpaso inexorable de las horas…
Llovió tanto, que el gran río Yang-Tse, llegó a desbordarse, inundando como un mar todas las comarcas vecinas.
Sólo quedaban sobre el nivel de las aguas, algunas colinasbajas y aisladas, que formaban pequeños remansos, entre el turbulento correr de las aguas…
Pronto también aquellos pequeños promontorios quedarían anegados y todos los seres vivientes en esosrefugios se ahogarían.
En una de esas pequeñas islas, rodeadas por un mar de aguas marrones y lodosas, había quedado atrapado un alacrán…
De repente, el alacrán vio a una rana nadando alegremente en elagua.
Entonces el alacrán le dijo:
-Oye rana, llévame sobre tu lomo hasta tierra firme… Si no me salvas, moriré ahogado…
La rana miró al alacrán, dubitativa, y le contestó:
-No… no puedo llevarte,porque si subes sobre mi lomo me picarás y moriré…
-Anda, rana… ¡Sálvame! Prometo formalmente no picarte con mi aguijón…
La rana asomó la verde cabeza fuera del agua y dijo:
-No, no me fío de ti…-Me picarás… Eres un alacrán…
-¡No!! -respondió el alacrán- ¡No te picaré! ¡Lo juro!
-¡Anda, sálvame! Y puedes tener mi palabra de honor de que no te picaré…
-Está bien -dijo la rana- Acepto tupalabra, pero lo haré con esa condición.
Y así fue como el alacrán montó sobre el lomo de la rana y ambos se dirigieron nadando hacia la salvación…
La rana vigorosa daba amplias brazadas sobre lasuperficie espejada del agua. Sus fuertes patas traseras impulsaban a ambos en dirección de las tierras altas, dejando una estela de espuma ondulante.
Estuvieron nadando varias horas, hasta que ya seempezaba a divisar sobre el brumoso horizonte la oscura línea que anunciaba las verdes colinas de Lushan, aquellas donde el agua ya no podía llegar y que serían la salvación del alacrán.
Y así, iban...
tracking img