La razón ortega y descartes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1452 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMPARACIÓN DE LA RAZÓN EN ORTEGA CON OTRAS CONCEPCIONES DE ÉSTA EN LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA.

El concepto de razón no es unívoco, como muestra la historia de la filosofía. Existen diversas concepciones de ésta que se han dado históricamente: razón pura, matemática, física (positivista), instrumental, histórica, vital, poética... rechazando Ortega concepciones anteriores y afirmandoúnicamente la razón vital e histórica.
La concepción de la razón que ha predominado históricamente es la que podemos sintetizar como razón pura (en su sentido amplio incluiría pensadores como Platón, Descartes o Kant). El hombre ha puesto a la razón pura en el lugar que en otra época puso a los mitos o a Dios, es decir, le ha profesado gran fe, la ha considerado autosuficiente para el conocimiento(aunque en el caso de Kant, no olvidemos que también sensibilidad y entendimiento son facultades fundamentales). La consecuencia la vimos en el s. XIX: irrumpen los irracionalismos con fuerza, especialmente Nietzsche, ante una concepción asfixiante e insostenible de la razón: la pura. Ortega, por su parte, trata de sintetizar ambos extremos excluyentes. Ni irracionalismo (Nietzsche), ni razón pura(Platón o Descartes), sino razón vital e histórica (Ortega). No va, por tanto, contra la razón, como hiciera Nietzsche, sino contra el racionalismo.
¿En qué consiste la razón pura? Pues en considerar que nuestro entendimiento funciona en el vacío, dirigido por sus propias normas internas y de modo abstracto, por lo que desvinculado del sujeto que razona capta lo inmutable. Esta es la razón deDescartes (el sujeto es ante todo pensamiento: cogito, ergo sum), lo que Kant llama ente racional, y que el racionalismo de los siglos XVII y XVIII supuso invariable e idéntica para todos los hombres.
En su origen -con el racionalismo de Sócrates- se intentó desalojar la vida espontánea para suplantarla por la pura razón. El socratismo o racionalismo engendró de este modo una vida doble, en la cual loque no somos -razón pura- sustituye a lo que somos, espontaneidad. Después la historia de la filosofía, especialmente tras el renacimiento (nueva ciencia -Galileo-, racionalismo, Ilustración -Kant-, positivismo,...) no ha hecho más que tratar de prolongar esta concepción pura de la razón hasta uno y otro confín.
El racionalismo ha creído que es posible llevar el análisis de la realidad hasta ellímite último de un modo satisfactorio y con plenas garantías de validez, verdad y rigurosidad científica basándose únicamente en la razón. Y supone que la realidad entera es absolutamente penetrable por razón. La realidad y el pensamiento coinciden, si bien la razón es independiente de la experiencia. El racionalista considera a la razón como una facultad casi divina, capaz de revelarle laesencia última de las cosas, del universo. Por eso, para conocer sus leyes toma como ciencia ideal las matemáticas, modelo de ciencia formal racional (Recordemos a este respecto, como se podía leer en la puerta de la Academia platónica “no entre aquí nadie que no sepa matemáticas” o la obsesión de Descartes porque la filosofía imitase el exitoso método matemático).
¿Pero es esto posible? ¿Puede larazón bastarse a sí misma?, se pregunta Ortega. Después de varios siglos de error racionalista, aunque fueron fecundos en algunos aspectos, lo ve claro. Hay que corregir los excesos racionalistas. La razón -considera- debe apoyarse en la vida, "como cada uno de los miembros vive del organismo entero". Es verdad que el hombre es un animal racional, pero lo radical no es esto, sino la vida, mi vida,la vida de cada uno. "No hemos venido a la vida para dedicarla al ejercicio espiritual, sino viceversa; porque estamos, queriéndolo o no, metidos en la faena de vivir, tenemos que ejercitar nuestro intelecto, pensar, tener ideas sobre lo que nos rodea, pero tenerlas de verdad; es decir, tener las nuestras". Así, pues, la inteligencia, la razón no constituye el fin de la vida, como dijera...
tracking img