La realidad es un cuento de hadas contaminado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1575 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La realidad es un cuento de hadas contaminado”

INTRODUCCION
Estamos viviendo el sexagésimo segundo aniversario de la aparición de lo que fue la súper-recontra-producción holliwoodense con dos películas que marcaron tanto la historia del cine como la de la cultura moderna en extinción: El Mago de Oz y Lo que el viento se llevó.
Es en particular de la primera que queremos dar inicio a unintento de reflexión que abarca desde la ética de nuestra época –lo que Lipovetsky denomina el postdeber- hasta su influencia en la representatividad social y política.

Como resultado se desata una crisis que mas allá de parámetros de tipo económico (riesgo país, índice merval, blindajes y mega canjes) es la realidad que irrumpe en el sueño de los dirigentes, transformándolo en pesadilla y laque ahonda la pesadilla de una sociedad que “eufemiza y descredibiliza” los valores superiores y se lanza a una búsqueda de satisfacción de “deseos inmediatos, la pasión del ego, la felicidad intimista y materialista”.

Desde esta perspectiva se podría establecer un paralelismo con el film que en su momento fue calificado como el monumento al camp , de manera que en la situación política de laargentina del presente sea algo así como un “cuento de hadas contaminado”.

EL ESCENARIO ETICO
Tomando en cuenta la división de los periodos éticos que propone Lipovetsky para Occidente y aceptando que estamos instalados en una posmodernidad que vivida desde estas latitudes viene a ser algo como “el después de un antes que nunca existió” ya que la modernidad y sus postulados nuncaterminaron de cuajar en nuestra historia local.
“El vaciamiento del contrato social entre el capital, los sindicatos y el Estado manda a todo el mundo a sus casa a luchar por sus intereses individuales” , según Castells, quien termina citando a Geheno quien afirma que vivimos “ en una sociedad sin ciudadanos y, en definitiva, una no-sociedad”.

Esta proliferación de conceptos y realidades que sedefinen desde lo negativo (una no-sociedad como la actual, un no-lugar como los aeropuertos marcan un trayecto que desde los valores éticos generan cada vez situaciones y actitudes más angustiosas y asfixiantes, como los decorados oscuros y lóbregos del mundo de Oz.

Para Hans Küng desde su Proyecto de una ética mundial “ parece patente que los catastróficos procesos económicos, sociales, políticos yecológicos…hacen necesario…un talante ético global para la supervivencia de la humanidad sobre nuestra tierra”, ahora bien, el colectivo utilizado es Humanidad, equiparable a sociedad, comunidad, gente donde primen los intereses de la mayoría por encima de los individuos y esto hoy está en crisis.
Los permanentes reclamos de ética por doquier y en particular desde aquellos lugares donde se haperdido como la gestión política y el desarrollo de la globalización financiera no son más que simulacros de moralidad, que continúan utilizando junto a expresiones éticas convencionales. Pero en realidad se ha perdido –en su totalidad- la comprensión tanto teórica como práctica de la moralidad, tanto la que proponía la religión en el período premoderno como la de sesgo laico donde “la patria osimplemente la humanidad” son quienes reclamaban una conducta ética de los sujetos sostenidas en valores estables.

Para la política como herramienta de construcción del bien común la filosofía era una especie de manantial desde donde se alimentaban los proyectos y se estructuraba un discurso que se compartía. Hoy ese lugar lo ocupa la estrategia comunicacional y el marketing político quetransforma a los políticos en una especie de Magos de Oz, todos terminan siendo en realidad unos charlatanes quienes en un rapto de autenticidad podrían confesar “¿cómo podemos evitar ser un fraude, si todo esa gente (el electorado por el caso) nos hacen hacer cosas que saben que no podemos hacer?” .

Al respecto de la imagen y la imaginería política actual, Hugo Haime afirma en “La imagen del poder”...
tracking img