La relfexion del mendigo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1473 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Se desenvuelve en un poblado del norte de México cerca de Pachuca, el cual es la primera exportadora de plata al mundo en el siglo XVIII, hecho por mano de Maximiliano. Frederick es un forastero alemán, de 33 años, con familia de buena postura económica, acompañado de su mejor amigo, por disposición de Frederick, el nombre de este amigo era Hegel. Ellos llegan al pueblo por recomendación de ungeneral español, cuyo nombre se perdió en el fondo de esta historia, pero que sabemos que estaba a cargo de las tropas de Maximiliano.
Llegan a la Haciendo Oviedo, la hacienda más rica de todo el pueblo porque es dueño de las minas, a cargo del señor Felipe Oviedo, hombre con grandes riquezas pero noble de corazón, Oviedo tienes dos hijos, una bella mujer de 18 años llamada Sophia, esta es lamujer más cotizada y bella del pueblo, mas ella afirma que no es solo eso, dice que tiene el potencial para ser una gran señora trabajadora como su padre y que no será mujer de cualquier hombre rico, por lo cual el señor Oviedo ha tenido problemas con su hija por no estar de acuerdo con su independencia pero igual no la obliga a casarse por el recuerdo de su amada esposa Cristina Garza, quien fallecedespués del nacimiento de la pequeña Sophia. Antes de este suceso, ya había nacido su hermano Schilling Oviedo, para esto Hegel es una persona prepotente y racista, si que reacciona de manera grosera con la pequeña Sophia, pero esta, irónicamente le da la vuelta, porque enseguida piensa que es malgastar su tiempo, con extranjeros malagradecidos, sabiendo que están en la tierra de los Oviedo, porlo que Hegel viendo tal acción, no se preocupa por las reacciones de tal mujer, de sangre criolla, el anuncia el regreso de Sophia pidiéndole su ayuda, porque asegura que es un hombre enviciado por muchas mujeres y ella no sería la excepción, Frederick al ver tal gesto de Hegel, lo regaña por mostrar tan poca clase y humildad. Frederick quedo impresionado con tal mujer por la postura que estatomo y que era de las pocas que daban bofetada con guante blanco a Hegel, sabiendo que el fin de los extranjeros es ayudar a recuperar la Hacienda por la crisis de plata que se andaba provocando por la explotación del metal precioso. Al siguiente día, el Señor Oviedo los lleva a las minas para conocerlas, Hegel hace mención de la horrible noche que paso en una cama que como él decía parecía un tapetesucio, Schilling que también lo acompañaba le causa un disgusto y su padre lo detiene, el señor Oviedo pide disculpas a Hegel, mientras que Frederick se siente extraño, conforme se acercaban a las minas mas sentía una atemorizante sensación de vacío, como si fuera al mismísimo infierno, no menciona esto a Hegel sabiendo que lo tomaría de loco y que la fascinación por la hija del hacendado leabrió echo desvariar. Llegan a las minas y el capataz se acerca a los señores. Le platica al señor Oviedo que hubo un percance con un minero, que necesitaba su ayuda, el señor Oviedo era querido por sus trabajadores, en fin, los demás se apresuran junto con el joven Schilling . En efecto un minero estaba atrapado por un pequeño derrumbe en la mina, pero gritaba que había algo comiéndole las piernas,cuando quitan todas las piedras ven que el sujeto había desaparecido, ellos comienzan una pequeña exploración no más de una hora y dan por perdido al pobre minero, regresan a la hacienda increíblemente, perplejos. Sophia le pregunta a su hermano que había sucedido, el joven Oviedo le comenta, ella le anexa a la plática que la muerte de su madre, tenía que ver con algo parecido, que ella estabasegura que su madre estaba en algún lugar, en joven la calla y se la lleva. Hegel hace un comentario de mal gusto, diciendo que no sabía cómo pudo tener a tan loca hija, dirigiéndose al señor Oviedo, este solo guanta la respiración y se retira. Queda Frederick y Hegel juntos cerca de la caballeriza, Frederick, le pregunta a Hegel si él creía lo que acababa de pasar en la mina, Hegel solo le...
tracking img