La religión del mercado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7666 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA RELIGIÓN DEL MERCADO David R. Loy
Profesor de la Facultad de Estudios Internacionales, Bunkyo University, Chigasaki 253, Japón.

Artículo presentado en la Conferencia "Justicia ambiental: ética global para el siglo XXI" realizada en la Universidad de Melbourne, octubre 1-3 de 1997. Se publica con autorización del autor. Traducción de Ángela Montoya, revisión de Alberto Supelano.

ResumenCuadernos David R. Loy, "La religión del mercado", XVI, n. 27, Bogotá, 1977, páginas 199-217.

de Economía,

v.

En este artículo se sugiere que más que un sistema econonu co , el mercado es una religión y que la economía es su teología, aunque pretenda ser una ciencia. Su autor analiza, a la luz de los trabajos Polanyi y Tawney, los problemas causados por la visión de Weber,individualista y atomista heredada por la economía de las tradiciones que equiparaban el éxito económico con el favor divino --el deísmo y el utilitarismo-y sugiere que la injusticia y la desigualdad extremas tienen, también, una o la crisis ambiental y sus posibles soluciones dimensión religiosa. Propone fundir la sensibilidad por la justicia propia de las religiones semíticas con el énfasis en la superaciónde la ilusión que enseñan las tradiciones asiáticas de iluminación. No se trata de un retorno a los valores religiosos sino de reconocer que las obsesiones seculares creadas por la religión del mercado son síntomas de una necesidad espiritual que éste no puede satisfacer. Abstract David R. Loy. "Tbe religion of the market", XVI, n. 27, Bogotá, 1977, pages 199-217.
Cuadernos

de Economía,

v.This article suggests that more than an economic system, the market is a religion, and that economics is its theology, even though it claims to be a science. The author analyzes, in light of the work of Weber, Polanyi, and Tawney, the problems caused by che individualistic and atomistic vision, inherited by economics from the deist and utilitarian traditions --which equated economic successwith divine favor-and suggests that those problems --extreme injustice and inequali ty or the environmental crisis, for example-and their possible solutions also have a religious dimensiono He proposes a fusion of the sensitivity of the Semitic religions to justice with the emphasis in the Asiatic traditions on Enlightenment in the transcendence of delusion. This would not mean a return to religiousvalues, but rather a recognition that the secular obsessions created by the religion of the market are symptoms of a spiritual need that it cannot satisfy.

Es muy difícil definir qué es la religión. Sin embargo, si adoptarnos una visión funcionalista y la entendernos corno aquello que nos sirve de fundamento y nos enseña qué es el mundo y cuál es nuestro papel en el mundo, es obvio que lasreligiones tradicionales cumplen cada vez menos esa función, la cual ha sido remplazada -o avasalladapor otros sistemas de creencias y de valores. La ciencia es la explicación del mundo más influyente en la actualidad y el consumismo, el sistema de valores más atractivo. Su vástago académico es la economía, la 'ciencia social' quizá más influyente. En este artículo se argumenta que nuestro sistemaeconómico actual debe ser considerado corno una religión porque desempeña una función religiosa. Más que una ciencia, la economía es la teología de esa religión y, su Dios, el Mercado, es un círculo vicioso de producción y consumo siempre crecientes que pretende ofrecer una salvación secular. El colapso del comunismo -una 'herejía' capitalistaevidencia que el Mercado se ha convertido en la primerareligión verdaderamente mundial que difunde por todo el planeta una visión del mundo y un conjunto de valores cuya función religiosa nos pasa inadvertida sólo porque insistimos en pensar que son' seculares'. No es coincidencia que esta época de catástrofe ecológica sea también una época de retos extraordinarios para las religiones más tradicionales. Aunque ofenda nuestra vanidad, es ridículo...
tracking img