La salvación

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1266 palabras )
  • Descarga(s) : 17
  • Publicado : 22 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este documento que me encontre me gustó mucho ya que nos testifica en base 100% a la Palabra de Dios lo que es la salvación de Dios para nosotros, cómo somos en nuestra condición separada de Dios y como se obtiene la salvación por gracia en Cristo Jesús. Un buen estudio para aquel que quiere empezar a profundizar en la preciosa salvación de nuestro Dios y para aquel pecador que quiera conocer elmaravilloso e inmerecido amor de Dios para su vida, testificado fielmente en la Biblia, sin rodeos y de una forma clara. Dios los bendiga :)

El propósito de este estudio es ver lo que Dios ha dicho acerca de la salvación. No es suficiente leer solamente estas afirmaciones. Rogamos que se tome el tiempo de buscar cada referencia en la Escrituras para ver por sí mismo que la Biblia enseñarealmente estas verdades. Le animamos a ser como aquellos que son descritos en Hechos 17:11:

“Y estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

¿Quién es Dios?

El Dios vivo es SANTO (Isaías 6:3; 57:15; 1 Pedro 1:15; Apocalipsis 4:8), por lo cual ÉL está absolutamenteapartado y separado de todo lo que es pecaminoso (Isaías 59:2; Salmo 24:3-4; Isaías 6:3-5). La Biblia me enseña que Dios, en Su absoluta santidad y en Su inagotable misericordia, ha provisto un camino para que yo pueda ser salvo y para que pueda llegar al pleno conocimiento de la verdad (Juan 14:6; 1 Timoteo 2:3-6).

¿Quién soy yo?

Yo soy un pecador perdido (Salmo 14:1-3; Romanos 3:10-18, 23;Isaías 53:6; Salmo 51:5; 1 Reyes 8:46) y mi corazón es engañoso y perverso (Jeremías 17:9-10; Marcos 7:20-23; Mateo 7:11). De modo que soy culpable ante el Juez justo de toda la tierra (Romanos 3:19) y estoy bajo la ira y la condenación de un Dios santo (Romanos 1:18; 2:1-9; Juan 3:18, 36).

¿Qué merezco?

Por causa de mi condición pecaminosa y malvada yo merezco la pena de muerte (Ezequiel18:4; Génesis 2:17; Romanos 1:32; 6:23) la que incluye la eterna separación de Dios y el eterno castigo por Dios; aún el lago de fuego, que fue preparado para el diablo y sus ángeles (2 Tesalonicenses 1:8-9; Mateo 25:41, 46; Marcos 9:42-48; Apocalipsis 20:11-15; 21:8).

¿Qué es el Evangelio (Buenas Nuevas)?

Por causa de Su maravilloso amor y misericordia, Dios envió a Su amado Hijo al mundo(Juan 3:17; Mateo 1:21-23; Lucas 19:10; 1 Timoteo 1:15). El Señor Jesucristo, quien es el eterno Dios (Juan 1:1; Isaías 7:14; 9:6; Miqueas 5:2; Tito 2:13) y el Creador de todas las cosas (Juan 1:3; Colosenses 1:13-16), murió en la cruz en MI lugar y como MI Sustituto y así pagó la pena de muerte por mi (Isaías capítulo 53; Romanos 5:6-8; 1 Corintios 15:3; 2 Corintios 5:21; Gálatas 1:4; 1 Pedro 2:24;3:18; 1 Juan 2:2; 3:16; 4:10). Él también resucitó de los muertos como comprobación de que Dios el Padre estaba complacido y satisfecho de que la pena de muerte fue plenamente cancelada por Dios el Hijo (1 Corintios 15:4-20; Romanos 4:25) y para demostrar que ÉL (Jesucristo) era y es todo lo que ÉL aseguraba ser (Romanos 1:4).

¿Qué debo hacer para ser salvo?

En vista de quién es Cristo y loque ÉL ha hecho en la cruz por mi, es responsabilidad mía creer en el Señor Jesucristo (Hechos 16:30-31; Juan 3:16, 18, 36). Esto significa que yo debo venir a Cristo (Juan 6:35-37) y recibirlo como mi personal Salvador y Señor (Juan 1:12; Romanos 6:23), comprendiendo y creyendo los siguientes hechos:

1. El Señor Jesús es el único Salvador (Hechos 4:12; Juan 10:9; 14:6). No hay salvación fuerade ÉL.
2. El Señor Jesús murió y resucitó para mi salvación (1 Tesalonicenses 4:14; 1 Corintios 15:3-4; Romanos 10:9).
3. El Señor Jesús puede salvarme (Hebreos 7:25; Isaías 59:1; Mateo 19:24-26).
4. El Señor Jesús quiere salvarme (Juan 6:37; compare con 1 Timoteo 2:4).
5. El Señor Jesús me salvará si yo confío en ÉL Y solo en ÉL como mi Salvador (Juan 3:16).

También debo darme cuenta de...
tracking img