La tertulia de los filosofos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4039 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Moderadora: Hola. Tenemos el placer de encontrarnos en una reunión imaginaria situada en un mundo fuera de este mundo, a la que hemos convocado a un grupo de eminentes filósofos para discutir algunas cuestiones fundamentales. Tenemos ante nosotros y nosotras a Platón, Aristóteles, San Agustín, Santo Tomás, Descartes, Hume, Kant, Hegel, Marx, Sartre y Nietzsche. Sabemos que, antiguamente, lossaberes se dividían en aquellos que se ocupan del mundo, esto es, la Ciencia, la Historia y la Geografía, los que se ocupan del ser humano, la Medicina y la Filosofía, y los que se ocupan de Dios, es decir, la teología. Aprovechemos esta división para centrar la polémica: ¿les parece que discutamos sobre el ser humano? ¿Quién desea comenzar?

Hume: Una puntualización. ¿Por qué no dice "hombre" enlugar de "ser humano"? No me gusta la palabra "ser".
Moderadora: Bien. Es cierto que a lo largo de la historia normalmente no se ha hecho distinción entre estos dos vocablos, pero en el siglo XXI se considera que "hombre" no designa de manera neutral a la totalidad de la especie humana, por excluir a la mujer.

Aristóteles. Pero la mujer es un ser diferente, que carece de alma.

Moderadora:Perdóneme Aristóteles pero vamos a dejar a un lado la cuestión feminista ya que el tema discutir hoy es la concepción filosófica del ser humano. Antes de empezar y sabiendo que son muy conocidos creo que sería importante considerar primero la personalidad y la época de cada uno de ustedes. Convendría entonces que hiciera una breve presentación. ¿Qué les parece si empezamos por orden cronológico?Tiene, por tanto, la palabra el ilustre Platón.

San Agustín: Permítanme adelantar mi turno, ya que mi devoción religiosa me obliga a hacer algunas aclaraciones sobre la filosofía cristiana que……

Moderadora: Por favor, para evitar un caos de intervenciones les ruego encarecidamente a todos que respeten el orden establecido. Monseñor, estimo que si permitimos a su antecesor y fuente deinspiración, Platón, exponer sus teorías, resultará después mucho más sencillo comprender la evolución de las nociones de la filosofía griega hacia el cristianismo, y el significado religioso que adquieren.

Platón: Escucharé después gustosamente a mi colega contar la manera en que transformó mis teorías para asimilarlas a esa religión cristiana. Yo nací en Atenas el año 427 a.C. Fui discípulo de Sócrates,que figura como personaje interlocutor en casi todas mis obras, la mayoría de las cuales están escritas en forma de diálogo. En Atenas fundé la Academia, que se haría famosa. En ella se impartían, con especial atención, filosofía, matemáticas y astronomía, de acuerdo con un plan pedagógico. Y construí un sistema filosófico coherente, en cuyo centro se halla la Teoría de las ideas. El alma humanaaspira a contemplar las ideas supremas; el Bien, la Verdad, la Belleza. Es inmortal y, no
obstante, está limitada por el cuerpo mortal. Porque, sí, existen dos realidades o mundos diferentes: el inteligible y el sensible, a los que respectivamente pertenecen las dos realidades opuestas que conforman al ser humano, alma y cuerpo.

Moderadora: Quizá Aristóteles quiera intervenir ahora, acerca dela distinción entre alma y cuerpo.

Aristóteles: En relación con este tema, me alejé de las enseñanzas que había recibido de mi maestro Platón. Pues Estagira, ciudad de la Tracia, me vio nacer en el 384 a.C., pero a los dieciocho años marché a Atenas para ingresar en la Academia, donde permanecí nada menos que veinte, hasta el fallecimiento de Platón cuando éste contaba la edad de ochenta.Inicié entonces un período de maduración intelectual: comencé a elaborar mi propia filosofía a través de numerosos tratados sobre metafísica, lógica, naturaleza, biología, ética y política. Así, en el año 335 a.C. regresé a Atenas y fundé mi escuela, el Liceo. Pero mi segundo período en esta polis concluiría también con otra muerte, la de Alejandro Magno, del que fui su educador, y la mía me...
tracking img