La ue sin aliento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2959 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Práctica 2: La UE sin aliento.
No cabe duda de que los políticos no tienen muy buena prensa y tal vez en algunos casos la opinión pública los minusvalora en exceso. Pero la actitud de los políticos europeos en el largo proceso de ratificación del nuevo Tratado Europeo, han descendido a niveles sorprendentes incluso para quienes nunca esperaron mucho de ellos. La historia es bien conocida.Primero se intentó que los Estados miembros de la Unión aprobaran un proyecto de Tratado Constitucional. Y, pese al apoyo de los gobiernos, los ciudadanos de dos países, Francia y Holanda, lo rechazaron en referéndum. Así terminó su vida la famosa "Constitución Europea" sin que los británicos, en su mayoría contrarios al proyecto, llegaran a ser consultados.
Todo el proceso supuso, sin duda, un granfracaso. Pero no un fracaso de Europa, como se repitió una y otra vez entonces, sino para sus políticos y su burocracia, que es algo bastante diferente. Estos tenían que buscar una salida. Y la encontraron en un texto algo más modesto, que contiene lo esencial del documento al que los franceses y holandeses dijeron no. Pero lo más interesante es que nuestros gobernantes decidieron que preguntar ala gente resulta muy peligroso ya que, a lo mejor, los votantes no se dejan convencer y no obedecen. Los políticos hicieron público entonces lo que ya muchos europeos sospechábamos: que nuestra opinión tiene muy poco valor si no coincide con la suya. Y acordaron que ellos mismos decidirían qué es lo más conveniente en cada momento. En lo que al nuevo tratado se refiere se pasó a la ratificación enlos parlamentos, donde es más fácil llegar a acuerdos internos y la voz de la calle llega muy apagada. Sólo falló un pequeño país, Irlanda, cuyo Tribunal Supremo dejó claro en su día que los cambios legales con relevancia constitucional deben ser sometidos a referéndum. Y los irlandeses dijeron no.
Nuestros políticos, y no pocos medios de comunicación bienpensantes, se han rasgado lasvestiduras. No estaría de más hacerse algunas preguntas. Primera, ¿están ustedes seguros de que, de verdad, casi 500 millones de europeos quieren este tratado? Segunda, ¿cómo lo saben, si los gobiernos han hecho todo lo posible para que no opinen?

Y tercera, ¿incluyen en los 500 millones, por ejemplo, a la mayoría de ciudadanos británicos que, de acuerdo con todos los datos disponibles, están en contra?.“Los partidarios del no son unos ignorantes que no se molestaron en leer el texto sobre el que debían votar, y que no saben lo que es bueno para su país y para Europa”, dijeron. “Que cuatro millones de irlandeses cierren el camino a la voluntad de 500 millones de europeos no es acorde con el principio democrático de la decisión por mayoría”. La razón por la que habría que pasar por alto eserechazo es que el tratado corregiría en gran parte el déficit democrático de la UE. Por todo esto, era necesario repetir el referendo irlandés, como ya se hizo con en 1992, cuando también salió el no, hasta que esos empecinados acaben diciendo que sí. En todo caso, deben buscarse modos de aplicar lo esencial del tratado, porque si no una Europa de 27 miembros resultará ingobernable. El ideal europeo yla modernización de la UE exigen superar el tropiezo irlandés como sea.
 
Ninguna de estas críticas tiene sustancia. Tanto el primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, como el comisario irlandés en Bruselas, Charlie McCreevy, confesaron que no se habían leído el texto guisado en Lisboa. No es extraño que se les cayera de las manos, ya que sus 61 artículos están llenos de remisiones oscuras comoésta: "En el párrafo 3 del artículo 25 se suprimen la palabras siguientes: sin prejuicio de lo dispuesto en el art. 47". Para un ciudadano corriente es imposible de entender.
De nuevo surgió en Europa la duda de qué hacer con un tratado no ratificado por todos los Estados. Varios países, Gran Bretaña incluida, manifestaron querer seguir con el proceso de ratificación parlamentaria. Pero un...
tracking img