La urss en la guerra del pueblo español

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 37 (9090 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA URSS. EN LA GUERRA DEL PUEBLO ESPAÑOL

(Conferencia impartida ante alumnos de la Escuela Superior de Cuadros del Partido Comunista Yugoslavo, Belgrado, octubre de 1951).

El pasado mes de Octubre, nuestro compañero JESÚS HERNÁNDEZ, ex miembro del BP del Partido Comunista de España, pronunció una interesante conferencia, ante los alumnos de la Escuela Superior de Cuadros del PartidoComunista Yugoslavo, sobre el tema que encabeza estas líneas. El texto integro de dicha conferencia será publicado próximamente, pero hemos creído que debíamos ofrecer a nuestros lectores el extracto que hoy empezamos a publicar. El tema es de la mayor importancia y nuestro deseo es que sobre el mismo se abra discusión y que nuestros compañeros, simpatizantes y amigos, y cuantos otros le deseen, nosescriban dándonos sus opiniones, exponiendo sus puntos de vista, y aportando documentos y materiales cine permitan abundar en la argumentación y en las pruebas para llegar hasta sus últimas consecuencias en un análisis, en una investigación, que está en sus comienzos, pero que debe realizarse y hay que realizar profundamente, El tema no es nuevo en las columnas de ACCIÓN SOCIALISTA, pero sí que es laprimera vez que se trata con tal amplitud. La discusión queda abierta. A nuestros lectores la palabra. El compañero Jesús HERNÁNDEZ inicia su conferencia diciendo que el tema elegido tiene por objeto el de hablar de una de las páginas más sucias y más inéditas que se han escrito en el curso de la guerra de liberación nacional del pueblo español: la intervención de la URSS en la guerra de España.Todos ustedes comprenden, —dijo — por haber pasado por un proceso semejante, cuantas resistencias de orden subjetivo hay que vencer para llegar a la conclusión de que entre los hechos y las palabras de los hombres que dirigen los destinos de la Unión Soviética media un abismo en el que han hundido los principios básicos del socialismo. A esa conclusión no se llega mecánicamente, de la noche a lamañana. Para mí fue un forcejeo en el que la fe resistía a la evidencia, y cuando loa hechos me golpeaban con su realismo implacable aun me refugiaba en el supremo recurso de creer que era de mi parte donde faltaba la preparación debida para entender las sutilezas de la política soviética, de la sabiduría de Stalin. La unión Soviética y personalmente Stalin, significaban para los comunistas españolesalgo intangible, una especie de tabú. Sin comprender que nuestra fe era una fe fanáticamente sentida, fervorosamente acatada y poderosamente influyente, no se explicaría ni comprendería nada de cuanto vamos a referir. La defensa a ultranza no solo de su existencia, sino de cuanto emanara de la Unión Soviética,

1

era nuestra norma y nuestra razón de ser comunistas. Por la URSS y por Stalinestábamos siembre, dispuestos a dar nuestras vidas y las de nuestros padres y las de nuestros hijos. Durante la guerra, y en los largos años de la sanguinaria represión franquista, nuestros hombres subían a los patíbulos o caían acribillados a balazos contra los muros de la revancha falangista con las banderas de Stalin y de la URSS desplegadas en la garganta. Nada tiene, pues, de extraño, que elPC de España sometiera toda su política a la « acción dirigente » de Moscú, ni tampoco que los hombres que « dirigíamos » el PC de España fuéramos y tuviéramos en la práctica- más de súbditos soviéticos que de hijos del pueblo español. Parece un absurdo, algo increíble, pero nuestra educación bajo la tutela soviética nos había deformado hasta el punto de desnacionalizarnos por completo,arrancándonos el alma nacional y sustituyéndola por un internacionalismo furiosamente chauvinista cuyo principio y fin eran las torres del Kremlin. Pero la dialéctica de la vida nos ha ido acorralando inexorablemente hasta convencernos del error. La acumulación de hechos nos ha obligado a apreciar cualitativamente el fenómeno en su conjunto, Y así, contando con el tiempo, hemos llegado a la conclusión de...
tracking img