La verdadera historia del simbolo patrio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (474 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Desde un bello y remoto islote llamado Aztlán, se encontraban un grupo de aztecas disfrutando de una velada después de una larga y pesada jornada laboral.
Les gustaba descansar en tierra abiertapara contemplar las estrellas. Para darle más auge al ritual, siempre había uno de ellos que traía sus buenos churros para compartir (y no me refiero al pan dulce).
De tanto humo que sacaban estosexperimentados fumadores, el brillo de las estrellas empezó a opacarse y de la nube de humo apareció una figura guerrera.
“¡Es el mismísimo Dios Huitzilopochtli!”, gritó estupefacto uno de los indios einmediatamente los demás apagaron en el suelo sus respectivos tabacos.
Huitzilopochtli habló, su voz era fuerte y producía un poderoso eco por toda la planicie, “a ver chamacos, ya es hora de que sepongan a jalar y vayan construyendo una ciudad que sea la base de su imperio”.
Uno de los aztecas, de nombre Xihuitl, se le enfrentó. “Bájale mi Huichi, ya sabemos cuál es tu plan. Quieres que nosvayamos de estas tierras para adueñártelas y...”
Sin dejarlo terminar, del dedo índice de Huitzilopochtli salió disparado un potente rayo que pulverizó al quejoso Xihuitl.
Un nervioso y diplomáticoazteca le cuestionó amablemente, “Gran Huitzilopochtli, ¿en dónde debemos construir nuestra ciudad?”
“Tiene que ser en un lugar especial donde descubran algo simbólico para que en un futuro eseemblema se utilice en alguna bandera o papelería de gobierno”, respondió el dios.
“Papele… ¿qué?”, no terminó de hablar un azteca cuando Huitzilopochtli lo interrumpió, “¡a callar zopenco!”
Y continuó,“qué tal si van agarrando sus chivas y le caminan hasta donde vean a un oso polar comiéndose un delfín. Ahí construirán su palacio.”
Con pose triunfal Huitzilopochtli esperaba aplausos ante su creativoconcepto, pero solo se escucharon los grillos ante el silencio y las miradas boquiabiertas de los aztecas.
“Bueno, está bien, me la bañé”, reconoció Huitzilopochtli, “vayan hasta donde encuentren...
tracking img