Lacan y la mujer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3005 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los silencios de Yocasta: ensayo sobre el inconsciente femenino. (2005). Lucie-Anne Skittecate.
Todos los procesos mentales y todos los fenómenos del inconsciente tienen que ver con el lenguaje. La entrada en este último constituye, por medio de la represión, el inconsciente significante que obedece a las leyes análogas a las de la lingüística. Introduciendo aquí una novedad respecto de Freud,esta simbolización que surge del imaginario instaura para Lacan las tres espirales que estructuran el inconsciente: lo Real, lo Imaginario y lo Simbólico, que se enroscan, dirá Lacan, alrededor del vacío como en torno de una banda de Moebius.
Lo IMAGINARIO reencía a lo imposible de captar en el periodo preedípico: el deseo de los padres, la fusión amorosa con la madre, el Yo ideal narcisistaunificado en el espejo, background siempre presente que nos condiciona sin que lo sepamos.
Lo SIMBÓLICO marca la entrada del sujeto en el orden de los significantes gracias a la metáfora paterna, que hace caer el significante amo (falo del deseo de la madre) y al mismo tiempo hace emerger al sujeto, disuelto inmediatamente en el Otro (código y “tesoro” de significantes).
Y lo REAL… todo lo que escapaal lenguaje: sucesión de intersticiosque escanden la cadena significante. El inconsciente se constituye así en un sucesivo abrirse y cerrarse que apunta a un real inaccesible, fundador de sentido pero siempre ya caído y fuera de nuestro alcance.
Por lo tanto, lo que hace surgir al sujeto es la relación del deseo fracasado con un objeto imaginario, o para decirlo de otro modo, la falta con sucorrelato de ilusiones. Ese proceso constituye la maduración evolutiva del niño tal como la concibe Lacan.
Lacan estriba en haber mostrado el carácter evanescente del inconsciente, por el cual sujeto y objeto se disuelven en una huida interminable. Reside asimismo en haber mostrado hasta qué punto la emergencia del sujeto depende del “otro” tanto en el nivel imaginario (deseo de la madretodopoderosa, globalidad de la imagen en el espejo garantizada por su mirada) como en el nivel simbólico, donde la metáfora paterna reabsorbe al sujeto en la cadena significante.
“hay Uno”, repetirá incansablemente Lacan, erigiendo de ese modo un obstáculo a su teoría de la evanescencia, pero ese Uno que su teoría binaria opone al cero de la mujer “innombrable” es también, a su vez, una ficción orientada ala búsqueda del ser, resorte del amor y del análisis.
Explicar las tesis de Lacan acerca de la mujer no es cosa fácil, puesto que la aborda siempre en una óptica negativa (“la mujer es Uno en menos”); además, sus concepciones han variado. Si al principio de su obra estima que ser mujer es sostener el fantasma del hombre, en Aún, seminario clave sobre el amor, su concepción se vuelve más complejaya que sin dejar de permanecer bajo la égida del falo, la mujer no lo es completamente, o es “no-toda”, dicho de otro modo, el misterio de su sexo se redobla en intensidad en función de una supuesta relación con lo real innombrable.
Freud concebía a la niña como un machito que después de haber madurado se transformaba en mujer, en función del doble cambio de objeto y de órgano; a pesar de esepasaje del placer clitoridiano al vaginal, la marca indeleble de su identidad seguía siendo el deseo de pene; la castración temida por el hijo, vivida por la hija en la desilusión o la denegación, constituía así para los dos sexos el factor clave de su evolución. Lacan toma como punto de partida este tema central de la castración para describir la evolución diferente del varón y la niña. Según suteoría, el niño-falo viene a colmar la falta sexuada de la madre y es al clivarse de ese falo (a la vez masculino y femenino) como niños y niñas entran en la cadena significante. Sólo este corte permite la triangulación, ya que si no fuera así, el niño arrastrado en un goce dual, insaciable y terrorífico, correría el riesgo de “volverse loco”. La falta sexual de la madre lleva a la niña, por lo...
tracking img