Lalal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (840 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mañana ya no va a estar, esto nunca va a terminar.
La están devorando en ese bosque, todo se repite una y otra vez, la luna, sigue ahí, intacta, y no hace nada ella piensa que es mejor llorar, peroella que sabe, siempre esta callada igual que la niña azul no quiere salir de ese pantano, ya esta cansada de intentar ver más allá de las ramas secas, de estar casi en el otro lado, y volver aregresar.
Ellos no la dejan, la quieren sola, para ellos y nunca dice la verdad ¿para que?, en ese bosque todo es raro, esos enormes arboles siempre tienen polvo, nunca es mañana y si algún día lo fuera,todo sería igual los mismos arboles, las mismas rocas, las mismas ramas..... el mismo todo.

Un día, se apareció un extraño hombrecito, le dijo a ella que sabía como salir de ahí, que el tenía lasolución para regresar con Morfeo, pero primero ella tenía que seguir las instrucciones de aquel desconocido hombrecito.
El hombrecito le propuso que si ella iba a su pequeña cueva a trabajar, él ledaría el secreto de la libertad y la pequeña e ingenua niña azul acepto; de pronto, comenzó a temblar el aire, parecía que los arboles gritaban desesperados, el cielo chocaba con la tierra, y él, se lallevo.
Cuando ella despertó, se encontraba en la pequeña cueva dentro de una jaula, con una cadena sujeta a su tobillo izquierdo, y solo escuchaba gritos a lo lejos, pero esos gritos eran de dolor, demiedo, de angustia.

Así pasaron 3 días, y cuando por fin regresó aquel extraño ser (el hombrecito), ella angustiada le preguntó que, que sucedía, que porque estaba dentro de una jaula, que de dondevenían aquellos gritos; los cuales se oían cada vez con menos fuerza. El furioso hombrecito agarró un puño de rocas y comenzó a apedrearla, después tomó la rama más grande y por las angostas rejas laintrodujo hasta llegar a ella y empezó a golpearla salvajemente hasta dejarla casi inconsciente, ella lloraba, pero en silencio, el hombrecito volvió a desaparecer y una vez más aquellos gritos...
tracking img