Lari

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1698 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los sueldos bajos, la falta de proyección profesional, y la debilidad de los mecanismos de gestión provocan que los directivos abandonen el sector público y emigren a la empresa privada.
Carlos Jiménez estuvo encerrado en su casa un año entero. Pero no le importó. Quería probar las oposiciones a Inspector de Aduanas y, tras mucho esfuerzo lo consiguió. Hoy, las cosas han cambiado para Carlos. Lailusión ha dado paso a la apatía al comprobar como conocidos suyos triunfan en la empresa privada. “Gente menos preparada gana cuatro veces más”, asegura este leonés que cobra unos 40.000 euros al año.
Su caso no es aislado. La administración pública se queda corta para aquel que aspira a obtener algo más que un sueldo de por vida. La dudosa capacidad de la empresa más grande de España paraexplotar el talento origina que éste huya al sector privado. Además, aquel funcionario que decide dar el salto sabe que siempre podrá regresar al sector público cuando lo necesite. La propia Administración reconoce que “el número de excedencias ha aumentado.” Pero cuando se quiere llegar a datos concretos, la respuesta es sorprendente: “no tenemos los datos porque para conseguirlos habría que pedirlosa todos los ministerios, y eso es muy complicado”.
Aparte de la huida de funcionarios, el Estado tiene otro problema: algunas plazas de empleo público se quedan sin cubrir debido a su escaso atractivo, como las de enfermería, informática y las de ingeniería. Los bajos sueldos no atraen a estos profesionales que, en cambio, alcanzan sus expectativas en el sector privado.
Para solucionar estafalta de talento, a la corporación estatal no le ha quedado más remedio que salir en su busca. Así hacen los abogados del Estado, acudiendo a las universidades para explicar a los estudiantes las bondades de trabajar en el sector público.
El problema es que una vez dentro del organigrama público no tardan en emigrar al sector privado. Según las estadísticas públicas, de los 575 abogados del Estadoque existen en España, más de 240 ya trabajan en el sector privado. “La Administración está bien para la gente de base cuyos sueldos no difieren demasiado de los del sector privado, pero en cuanto a los altos cargos las diferencias son estratosféricas”, explica Aldo Olcese, Presidente de Fincorp.

Sueldos bajos para altos cargos

En la parte baja de la pirámide, el salario es similar en ambossectores (20.000 euros para auxiliares, 24.000 para administrativos, etc.) pero cuando más se estrecha la pirámide las diferencias crecen de forma espectacular. Un ministro gana 75.000 euros, un secretario de Estado, 70.000 el subsecretario 65.000, mientras que los abogados y administradores rondan los 30.000 euros.
Cualquiera de ellos podría cobrar varias veces más en el sector privado. “Estasituación origina que el talento en la Administración pública sea limitado, ya que los buenos se van, y además abre las puertas a la corrupción”, sentencia Olcese, que es partidario de que el empleado de base no sea funcionario. Esta idea sembraría una agria polémica en España, pero es normal en Suecia o en Nueva Zelanda, donde la Administración Pública funciona igual que la privada.
El temasalarial no es el único componente que provoca la estampida del talento.
Desde el punto de vista institucional, hay una serie de mecanismos perversos que actúan en dirección contraria a la eficiencia. El sistema no incentiva la buena gestión, o el tamaño óptimo de las plantillas. No premia la consecución de objetivos y no tienen en cuenta el nivel de satisfacción de los ciudadanos en la prestación deservicios. Todo está orientado al cumplimiento estricto de los procedimientos, con lo que se deja poco margen para que las mentes brillantes introduzcan mejoras en el trabajo diario. “La ilusión de la gente se agota. La Administración no ofrece nada para los que tienen inquietudes”, comenta Julio Gómez-Pomar, responsable del sector público de PricewaterhouseCoopers y del Instituto de Empresa....
tracking img