Las esposas de rabhit

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1310 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rabhit era un rico comerciante que vivía en Riad, capital de Arabia Saudita. La custodia de la ortodoxia musulmana, centrada en torno, a las ciudades santas de la Meca y Medina, y la posesión de grandes reservas de petróleo, determinan la importancia de este pais, no solo en los ámbitos árabe e islámico, sino en el conjunto del mundo contemporáneo.
Rabhit poseía una bella propiedad en elsur de la ciudad, donde las construcciones típicas son una mayoría y también el lugar donde habitan los ricos. Su prospero negocio consistía en comprar telas a bajo costo en Kuwait e Irak para venderlas en Europa y Estados Unidos, lo cual le daba grandes dividendos y una vida ostentosa, que le permitía tener dos esposas que disfrutaban del lujo y el confort, según reza el Corán y obliga el profetaMahoma.
Mahati y Jidra eran las esposas entregadas a los placeres y complacencias de Rabhit, sus exquisitos cuerpos bailaban para el esposo y el hombre que amaban sin discordia alguna.
Una noche luego de un banquete ofrecido a personalidades del país monárquico, y con quien Rabhit mantenía excelentes relaciones pidió a sus esposas reunirse con él en la habitación nupcial. Era una nocheserena y fresca.
Vestidas con velos que apenas dejaban ver sus hermosos ojos, se apresuraron al llamado de Rabhit. Con su blanca barba y una cicatriz que cruzaba su nariz, Rabhit le entrego a cada esposa una pequeña bolsa con quinientos riyal, y ordeno que se marcharan de la ciudad con destino desconocido y retornaran tres meses después. Quien regresara con la mayor cantidad de dinero,demostraría su amor, por ende, quedaría por siempre con Rabhit. Mahati y Jidra protestaron inmediatamente, consideraron que era una injusticia lo que su esposo pretendía, irse de la ciudad con poco dinero era arriesgado para una mujer. Rabhit insistió, acordó que al amanecer partirían.
En cuanto el sol comenzó a despuntar Mahati marcho a la ciudad de Taif y Jildra a Yida. La aridez generalizada ylas altas temperaturas corresponden a unos climas de tipo estepario y desértico tropical, por otra parte Arabia Saudita carece de ríos, precisamente por lo seco de su clima.
Había trascurrido dos meses desde la ausencia de las esposas, nada sabia de ellas, confiaba que estuvieran bien en algún lugar.

******************Una tarde de septiembre, Rabhit leía sentado en el balcón de su alcoba, cuando a lo lejos diviso a su esposa Mahati, caminaba con dificultad, su rostro estaba descubierto. Rabhit corrió con sus sirvientes al encuentro de su esposa que lucia extremadamente cansada y tostada por el imperante sol. Mahati se desplomo en brazos de Rabhit. Los sirvientes condujeron a Mahati a su habitación y larescotaron en la cama. Su piel lacerada y curtida daba señales de las largas horas expuesta al indómito clima. Despertó al anochecer extenuada, pidiendo agua para humedecer sus labios cuarteados, apenas pudo tomar.
Rabhit la miraba con preocupación, ordeno que le prepararan un baño con esencia de Siria y miel para lavar sus pies lastimados. Luego del baño Mahati comió frutas. Su rostro habíatomado el rubor natural. Rabhit estaba ansioso por conocer los detalles de su travesía y principalmente cuanto dinero tenia en su bolsa.
Mahati, prefirió dejar los detalles para cuando se sintiera en mejores condiciones, con una calida mirada pidió a Rabhit que la acompañara hasta conciliar el sueño. La noche se anidada en los rincones de la habitación. Mahati cayo en un sueño profundo,mientras Rabhit permaneció a su lado.
A la mañana siguiente los sirviente despertaron a Rabhit con la noticia de que Jidra había apercibo. Rabhit se colgó su bata y salio rápidamente.
Jildra respiraba pausadamente, su rostro de un rojo intenso, sus pies maullados, daban testimonio de su tortuoso peregrinar. Rabhit la tomo en sus brazos y la llevo a su habitación, de inmediato Jildra...
tracking img