"Las palabras perdidas", a caballo entre dos tiempos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1661 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las palabras perdidas
A caballo entre dos tiempos

Autor: Lic. Leonardo Laverde Botero
Institución: Universidad Central de Venezuela

La estrategia de mise en abyme en Las palabras perdidas de Jesús Díaz permite que las facetas afines, presentes en sus páginas, a la coyuntura actual de la literatura y sociedad latinoamericanas puedan ser observadas desde varios niveles, correspondientes alos diferentes tiempos presentes dentro y fuera de la historia:
a) Las propuestas estéticas de los protagonistas, enmarcadas en la historia de construcción y fracaso de El Güije Ilustrado. La temporalidad difusa de esta historia son los esperanzados años sesenta, la época que en historia de la literatura es conocida como el "boom".
b) La novela del Flaco, anunciada desde el comienzo de lahistoria y cuya forma definitiva se anuncia y describe en el tiempo de los capítulos nombrados Torre Ostánkino.
c) La novela de Jesús Díaz en sí misma, cuya identificación con la anterior se insinúa en el texto. En ambas, el contexto histórico -real o ficcional- coincide con el derrumbe de las expectativas características de los años sesenta, en otras palabras, el "post boom".
La primera cuestión quesalta a la vista es: por qué, aparte de las posibles razones biográficas, se escoge justamente como marco de la primera historia (indudablemente la principal del relato) esos imprecisos años sesenta. Tomo en cuenta al planteármelo que las preocupaciones del contexto histórico-literario en el que aparece la novela (la de Jesús Díaz) se definen por contraste con aquella época, en la cual seentablaron toda una serie de discusiones sobre literatura y sobre América Latina que en los últimos años han perdido ya buena parte de su actualidad: proyectos de modernidad, la realidad mágica del continente, la necesidad de innovar constantemente y la primacía de la forma o del contenido.
El panorama literario y crítico actual parece orientarse, por el contrario, hacia describir (cuando no se anunciasu fin) las modernidades plurales y distorsionadas características de los países latinoamericanos desde una perspectiva intrahistórica; la invasión de la literatura por estéticas provenientes de la cultura de masas (cuyo uso es a veces preferido por ciertos escritores a la originalidad a ultranza, con propósitos de captación de público) y la emergencia de sectores antes excluidos de lasrepresentaciones "totalizantes" de la vanguardia.
Las palabras perdidas ocupan un lugar singular dentro de estas corrientes, a caballo entre el "boom" y el "post "boom". El tratamiento de estos tópicos es mucho más sutil, pues dentro de esa etapa aparentemente superada, la novela se emplaza en una situación particular: la crisis de un proyecto mesiánico de los tantos que caracterizaron la época. Y abordaesta crisis no desde la perspectiva de los protagonistas reales o ficticios del momento histórico (según el modelo de, por ejemplo, La muerte de Artemio Cruz), sino desde la perspectiva intrahistórica de personajes que ya gozaban y padecían de las vicisitudes sociales, culturales y políticas, pero que todavía no emergían (ni emergerían) en la superficie histórica: los jóvenes.
Al elegir esteenfoque, la novela no anticipa un proyecto continental, sino el abandono contemporáneo de las aspiraciones de trascendencia, de las utopías y de los metarrelatos; opera como testimonio de un origen, pero no el origen mítico de nuestra modernidad, sino por el contrario el principio del fin de una de nuestras tantas modernidades, el origen de esta nuestra situación innominada, la vivencia de estadudosa modernidad/ posmodernidad.
Situándonos en la posición del Flaco, supuesto autor (no narrador) personaje, la indagación no reviste la forma de narración cosmogónica y universalista, ni bebe de la estética de anulación del sujeto pues, aunque se toca la indefensión de los protagonistas, finalmente reducidos a la calidad de peones del ajedrez político, la óptica narrativa toma abiertamente...
tracking img