Las preguntas de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1397 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 8
Vivir juntos.
Nadie llega a convertirse en humano si está sólo: nos hacemos humanos los unos a los otros. Empezamos a humanizarnos antes de la palabra, ya con la mirada de los semejantes. No seríamos lo que somos sin los otros pero nos cuesta ser con los otros, esto significa que es inevitable que nos resulte dolorosa la convivencia con los otros.
Los humanos nos enfrentamos en lasociedad porque no somos lo suficientemente razonables; de todos modos, sería peor el infierno de ser ignorado por los otros que vivir entre ellos. Podemos afirmar vivimos incomunicados si por comunicación entendemos que los demás nos interpreten espontáneamente de modo tan exhaustivo como nosotros mismos creemos expresarnos.
Por justificadas que estén las protestas contra las formas efectivas dela sociedad actual, estamos humanamente configurados para y por nuestros semejantes (para conocernos a nosotros mismos necesitamos primero ser reconocidos por nuestros semejantes), por lo tanto tenemos una tendencia innata a hacernos conocer.
Los grandes enfrentamientos colectivos no los suelen protagonizar individuos personalmente violentos sino grupos formados por gente disciplinada yobediente a la que se ha convencido de que su interés común depende de que luchen contra ciertos adversarios extraños y los destruyan; no son violentos por razones antisociales sino por exceso de sociabilidad: tienen un afán de conservar su identidad a toda costa.
Hegel explica el paso de nuestra animalidad natural a nuestra humanidad histórica y cultural a través del mito. Partamos de que por el mundovaga un ser dotado de conciencia, tiene apetito que busca satisfacer inmediatamente.
No hay mundo como algo independiente y separado de la conciencia, por lo que tampoco hay realmente conciencia como una voluntad autónoma para sí misma, pero supongamos que la conciencia se transforma en autoconciencia y comienza a valorar la propia independencia de sus deseos respecto al mundo circundante, elmundo se transforma en algo ajeno. La autoconciencia ya no se conforma con la supervivencia biológica; quiere su voluntad autónoma distinta del mundo que se le opone.

Antes o después, la autoconciencia habrá de enfrentarse a otra autoconciencia en apariencia semejante, entonces tiene lugar la lucha a muerte por el reconocimiento entre ambas (puesto que ambas son conscientes de su mortalidad,deberán probar hasta qué punto se hallan por encima del mero instinto de supervivencia).
El combate será ganado por el que sea más capaz de sobreponerse al terror a morir, la autoconciencia vencida queda sometida a las órdenes del vencedor. Cada una de las dos autoconciencias representa una mitad de la voluntad autónoma del hombre: la afirmación de su independencia como valor superior a la merasupervivencia biológica y el empeño técnico de llegar a vivir más y mejor.
Utopía es un lugar que no está en ninguna parte. Las utopías convierten los ideales humanos (libertad, igualdad, seguridad...). Las distopías son utopías francamente detestables (modelos a no seguir).
En las sociedades existentes no todos los ideales resultan plenamente compatibles. La marcha efectiva de las sociedades no puedeser comprendida sin aplicar tanto el criterio de contrato social como el que establece que somos el resultado de elecciones privadas que determinan lo mejor para todos.
La justicia es el respeto, espontáneamente experimentado y recíprocamente garantizado, de la dignidad humana. Los derechos humanos son algo así como una declaración más detallada de lo que implica esa dignidad que es justo quelos hombres se reconozcan los unos a los otros. No hay derechos humanos colectivos.
Innegablemente puede afirmarse que la risa es un argumento a favor de la vida en común de los hombres. Nada es tan sociable ni une tanto como el sentido del humor. Hasta quien ríe solo en verdad ríe a la espera de las almas gemelas que puedan unirse a reír con él.

Capítulo 9
El escalofrío de la belleza....
tracking img