Ley de adopcion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1007 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO 16ta Asamblea Legislativa 1ra Sesión Ordinaria

SENADO DE PUERTO RICO

P. del S. 160
12 de enero de 2009 Presentado por la señora Burgos Andújar Referido a la Comisión de Educación y Asuntos de la Familia

LEY
Para crear el Registro General de Adopción de Puerto Rico, de forma que una familia de cualquier lugar del Archipiélago de Puerto Rico puedaadoptar niños y niñas del Sistema de Cuidado Sustituto del Departamento de la Familia; ordenar al Secretario de dicho Departamento establecer la reglamentación necesaria para el cumplimiento de esta Ley; y para otros fines.

EXPOSICION DE MOTIVOS
El Artículo 130 del Código Civil (31 L.P.R.A. Sec. 531) es el que determina los requisitos que debe cumplir una persona para ser adoptante en PuertoRico. El referido Artículo, en su Inciso uno (1), dicta lo siguiente: “Haber residido ininterrumpidamente en Puerto Rico por lo menos durante los seis (6) meses anteriores a la fecha de la petición de adopción”. Este Inciso es el único dentro del Artículo que plantea restricciones de orden domiciliario. Por otro lado, el Artículo 131 del Código Civil (31 L.P.R.A. Sec. 532) dispone lo siguiente: “Nopodrán ser adoptantes las personas declaradas incapaces por decreto judicial mientras dure la incapacidad. En el caso de una persona sentenciada a cumplir pena de reclusión, no podrá ser adoptante mientras dure la misma”. Recientemente, la Comisión de Salud, Bienestar Social y Asuntos de la Mujer del Senado de Puerto Rico, por mandato de la Resolución del Senado 372, llevó a cabo una investigaciónexhaustiva en torno a la situación prevaleciente con relación a las adopciones de menores en Puerto Rico. En dicha investigación se evaluó los alcances y limitaciones de la Ley de Adopción

2 de Puerto Rico y se analizaron los procedimientos administrativos utilizados por el Departamento de la Familia para tales acciones, con el propósito de determinar qué acciones legislativas eran necesariaspara agilizar los procesos de adopción en Puerto Rico. Durante el transcurso de la investigación se trajo a la atención de la Comisión el hecho de que los menores no pueden ser adoptados fuera de la región al cual su caso pertenece. Esto trae como resultado que muchos casos de niños y niñas se queden detenidos en el proceso de identificar una familia, debido a que no se consigue una dentro de suregión. Esto limita la posibilidad de identificar otras familias fuera de la región geográfica que cumplan con todos los requisitos. Según se supo durante la investigación, dicha directriz parte de la percepción de que, de hacerse de otra manera, se estaría afectando las estadísticas de cada región. Esto es así, según se explicó, porque si un niño de San Juan es adoptado por una familia de Ponce,dicha adopción aparecerá en las estadísticas de la Región de Ponce. No encontramos tal razón justificable para la cual el Departamento de la Familia haya establecido tal restricción, la cual claramente va en contra de las oportunidades que pueda tener un niño o una niña de recibir amor y cariño por parte de una familia. De igual forma, también va en contra de las oportunidades que pueda tener unafamilia para adoptar. Como mencionáramos al principio, la única restricción domiciliaria que existe en el Código para padres adoptantes es el que hubiesen residido ininterrumpidamente en Puerto Rico durante los seis (6) meses previos a la petición de adopción. Ciertamente, el Puerto Rico de hoy día es uno en el que se han acortado distancias significativamente. La construcción de carreteras y nuevosmedios de transportación construidos en los últimos años han unido, significativamente, a las familias de diferentes pueblos. Inclusive, desde mucho antes, en otras ramas de Gobierno se han ido eliminando consideraciones legales de tipo domiciliarias. Ejemplo de esto es la decisión de nuestro Tribunal Supremo en el caso Severiano Rivera Pitre v. Isabel Martínez 108 D.P.R. 565, en el cual aclara...
tracking img