Leyenda del palo sangre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1188 palabras )
  • Descarga(s) : 13
  • Publicado : 1 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Era una noche triste como son las noches de la Selva después de una larga lluvia. Las hojas de los árboles y las hierbas se deshacían de las gotas de lluvia como lágrimas de los ojos. El concierto de los batracios y de los insectos daban a la quietud de la selva una sinfonía de notas discordantes.

En una choza, a orillas del Ucayali, se escuchó un sollozo triste y desesperante. Al compás delhúmedo viento iba levantándose en vuelo como si 'fuese una oración en coro. Era quizás una alma en pena, o tal vez, un dolor que en las profundidades de la mística selva moraba.

Como un suspiro olímpico de sus agitados senos salían en compases cadenciosos las lágrimas; luego, por las oscuras hojarascas y las blancas arenas se deshacían como olas del mar. Un «BUFEO», travieso y vivaracho seacercó a la orilla del río y pudo observar quién lloraba, de tal manera, era una hermosa chamita. Vio que no podía contener en su adormecido párpado las lágrimas que al morir, dejaban una pila en sus ojos. Tanto llanto había que al corazón no engañaba. Al ver tanta pena, el bufeo se acercó y le dijo:

- ¡Oh, hermosa!. Me causa mucha pena tu estado de ánimo. Quisiera ayudarte en tu dolor, mas elmal que te aqueja no lo sé. Quisiera llevarte al fondo de mi misterioso mundo para hacerte ver lo maravilloso y grandioso que es las profundidades de este río.

La chamita le miró dulcemente y exclamó:
- No me causa alegría ni placer en el alma tus ofrecimientos. Remediar mi mal no podrás, ni Dios que está en el cielo. Vivo con grandes penas que me agobian el espíritu, a veces con ímpetu mearrancan el alma. ¡Cuánto ansio la calma!. La quietud de una noche serena que mi alma de paz le llena. Quisiera ser como tú que no sientes pena alguna, siempre vas por el mundo presuroso, saltarín y juguetón. ¡Oh, qué feliz eres Bufeo!

El Bufeo le contestó dulcemente:

- Cuan equivocada estás chamita al pensar de esa manera. Si aliviar tu dolor pudiera, gustoso te lo hiciera. Mas no sé el malque te aqueja ni el dolor que te atormenta.

Largo silencio, el rumor de las olas sonaban al chocar contra las arenas; y el frío viento soplaba en los árboles.

Suspiró profundamente la chamita y dijo:

- No está en tus manos hacerme la dicha. Si así fuera, de besos te llenaría. El mal que me aqueja no te cause asombro, porque al que nombro no es hombre, sino demonio. Le tiene preso a miamado en sus redes -maléficas. Si recuperarle quisiera -me dijo-, sangre tendría que llorar. Mora en las profundidades de estas aguas turbias, por eso al declinar la tarde, al avanzar la noche, a llorar vengo a sus orillas. Mas mis ojos verter sangre no pueden y el conjuro se agiganta. Pedí de hinojos al cielo que esa dicha me conceda; lodo intento era vano. Así paso noches llorando y llorando...ya mis ojos se están secando sin verter una gota de sangre.

Dijo el Bufeo, conmovido y lleno de emoción:

- Ten presente hermosa chamita, antes que la luna decline tu amado estará en tus brazos y besará tus frescos labios.

- Eternamente te agradeceré. No habrá dicha más grande, si vuelves con mi amado.

- Calla... calla criatura que la noche ya avanza y muy pronto vendrá el día y muypronto iré a mi lecho.

Diciendo esto se sumergió el Bufeo con majestad serena dejando en las aguas un murmullo de olas. Llegó a lo profundo de las ocultas tinieblas y dijo al demonio inmundo que soltase al hombre que en su conjuro lo tenía.

-¡No sé qué poder tienes al desafiarme de esa manera! No hay poder mágico que se iguale al mío. Yo soy el rey de estas aguas. Yo armo tormentas yencrespo las olas. Y desafío a la ira divina y a la temeridad del hombre. ¿Y tú minúsculo Bufeo, parásito de mi mundo, a desafiarme te atreves?. Sólo la mujer que le ama podrá remediar este mal. Para eso, antes que se oculte la luna, al amanecer, arrancará su corazón y envuelto en lágrimas de sangre a las llamas arrojará.

El Bufeo indignado le respondió:

- ¡Cruel y despiadado eres espíritu...
tracking img