Leyenda la calle de don juan manuel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (819 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CALLE DE DON JUAN MANUEL

Dicen que hace muchos años vivía en esta calle un hombre llamado Don Juan Manuel. Su casa quedaba justo atrás del Convento de San Bernardo.
 
Estaba casado con unamujer hermosa y llena de virtudes, además de que poseía mucha riqueza y propiedades. A pesar de eso, él no era feliz debido a la mala fortuna de no haber tenido sucesión.
 
La tristeza y buscandoconsuelo se consagró a la religión, asistiendo durante horas a la iglesia, a tal grado que buscó la manera separarse de su esposa con el fin de entrar como fraile a San Francisco.
 
Con el objetivo decontar con alguien que pudiera administrar sus negocios, llamó por un sobrino que vivía en España, que llegó al poco tiempo. Sin embargo, muy pronto en Don Juan Manuel nacieron unos grandísimos celos,pensando que su esposa lo engañaba, por lo que una noche su desesperación lo hizo invocar al mismísimo Diablo para ofrecerle su alma a cambio del nombre de quien creía que lo estaba deshonrando.
 El Diablo se presentó y le indicó que saliera por la noche y matara a la primera persona que pasara enfrente.
 
Don Juan Manuel obedeció, asesinando al primero que pasó, pero al día siguiente, elDiablo se volvió a presentar, diciéndole que el hombre que había matado era inocente, pero que debía continuar saliendo todas las noches y continuar matando hasta que él apareciera junto al cadáver yentonces encontraría al verdadero culpable.
 
Don Juan Manuel se llenó de una mayor angustia, po lo que todas las noches salía de su casa envuelto en una capa obscura para esperar a su víctima.
 
Elsilencio y la obscuridad eran sus cómplices que lo ocultaban de los sentidos de cada uno de los inocentes que tuvieron la desventura de pasar por la calle.
 
Exactamente a las once, Don Juan Manuelse les acercaba para preguntarles:
 
- Perdone usarcé, ¿qué hora es?
 
- Las once- le respondían.
 
- ¡Dichoso usarcé, que sabe la hora en que va a morir!
 
Don Juan Manuel sacaba el puñal...
tracking img