Leyes del reino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2904 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las leyes del reino
El Sermón del Monte es la Carta Magna del reino de los cielos. Estas leyes fueron dadas a los discípulos, no al mundo. Su cumplimiento no es posible para personas normales. Se requiere poseer una naturaleza especial: la naturaleza de Cristo mismo, el Rey.
El Sermón del Monte, tal como aparece en Mateo, capítulos 5, 6 y 7 constituye el más excelso cuerpo de leyes de reinoalguno. Se trata, nada menos, que el del reino de los cielos.
Moisés dio leyes al pueblo de Israel en Sinaí y en Moab, las que encontramos en el Pentateuco. Sus preceptos son santos, justos y buenos, pero, con todo, eran leyes para un reino terrenal.
En el Sermón del Monte encontramos, en cambio, las leyes del reino de los cielos, que son de la más alta calidad, para que por ellas se rijan lossúbditos de él. Estas leyes fueron dadas a los discípulos, no al mundo. A los hijos del reino, no a los que están afuera. Los de afuera tienen su propio rey, su propio reino y sus propias leyes.
El Sermón del Monte tiene una división natural claramente identificable.
En primer lugar, aparece la clase de personas que son llamadas a formar parte del reino (5:1-12). En segundo lugar, está el papel quejuegan estas personas en el mundo como hijos del reino (5:13-16). Luego, está la clave que permite a los súbditos cumplir las leyes del reino (5:17-19), y las leyes propiamente tales (5:20-7:12). Finalmente, hay un llamado (7:13-14), unas solemnes advertencias (7:15-27), y está la rúbrica del Rey (7:28-29).
De acuerdo a esta división desarrollaremos nuestro estudio.
Los llamados a reinar
Losllamados a reinar son la gente más afortunada de la tierra. Son afortunados porque a ellos les es dado el más alto honor concedido jamás a los mortales. Ellos van a reinar con Cristo sobre la tierra. Y esto significa, exactamente, que van a co-reinar, es decir, van a participar activamente en su reino. Estos se sentarán en su trono y regirán las naciones con vara de hierro. Por eso son“bienaventurados”, es decir, “felices”, “dichosos”.
Esta clase de gente no es, sin embargo, lo que el mundo podría haber elegido –si es que se le hubiese pedido hacerlo– para reinar. Porque son gentes de lo más comunes, podríamos decir, a-típicas para un reino. Son gentes que perfectamente pueden ser menospreciados en el mundo. Ellos no tienen las cualidades que sirven para triunfar.
Ellos no tienen laambición y la fuerza necesaria para abrirse paso en el mundo. No conocen la astucia ni los mil subterfugios necesarios para alcanzar el éxito.
¿Qué gentes son estas?
Estos son, en primer lugar, los pobres en espíritu: Los pobres en espíritu no tienen riqueza alguna que exhibir frente a Dios. Ellos son como aquel publicano menospreciado por el fariseo. Son la antítesis de Laodicea, que piensa que es ricay que de nada tiene necesidad. Ellos, en cambio, pueden ver que delante de Dios no tienen mérito que valga, y por eso están conscientes de su pobreza. Laodicea es, en realidad, desventurada y pobre. Pero los pobres en espíritu, sin haberlo pretendido jamás, llegan a ser verdaderamente ricos, porque poseen el reino de los cielos.
Luego están los que lloran: Estos están conscientes de ladegradación del mundo, de cómo éste se ha olvidado de Dios, de cómo ha rechazado a su Cristo. Ellos no se complacen en la injusticia, y les duele el dolor ajeno. Estos son también los que sufren calladamente, los que se inclinan ante su suerte y se doblegan ante el dolor. Son los que lloran, no ante un juez injusto para que las haga justicia, sino ante Dios, supremo y justo Juez. Como Ana, la madre deSamuel, estos son verdaderamente consolados.
En seguida están los mansos: Los mansos son los de carácter suave y apacible. Ellos tienen la índole del cordero. Precisamente, en los rebaños suele ponerse al animal más manso para que guíe a los demás. Los mansos serán los herederos de la tierra.
Luego están los que tienen hambre y sed de justicia: Estos no se conforman con un mundo injusto, ni...
tracking img