Libro, el horror económico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3502 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HORROR ECONOMICO
La autora inicia su libro con una llamada de atención a todos nosotros al indicar que nos encontramos en una falacia descomunal en medio de la cual vivimos, un mundo desaparecido que nos empeñamos en no reconocer como tal y que se pretende perpetuar mediante políticas artificiales, ya que no se trata de dar solución a una o muchas crisis, sino de estar conscientes de que seasiste a la fractura de la sociedad al pretender que lo social y lo económico estén regidos por las transacciones que se hacen a partir del trabajo, cuando en la realidad ya no existe, o es muy escaso, y lo pero del caso es que realizamos estrategias destinadas a mantener con vida para siempre nuestro tabú más sagrado que es el trabajo.
Asimismo, la autora nos habla de esos miles de destinosdestruidos por el sistema económico actual, es decir, del destino de los pobres, excluidos de la sociedad, que al fin y al cabo son desempleados por el sistema económico que tenemos.
El trabajo constituye el elemento de la civilización occidental que domina en todo el planeta. Ahora bien, el trabajo, considerado nuestro motor natural, se ha vuelto hoy una entidad desprovista de contenido, debidoa todos los cambios esenciales que le hemos hecho a esta palabra. Incluso la autora nos dice que la palabra “trabajo” se ha convertido en un mito vinculado a nuestras sociedades, por lo que el desempleo significa una tortura para aquel que lo sufre ya que le supone sufrimiento. Es mas, nosotros perpetuamos el mito del trabajo que ha dado como consecuencia familias desgarradas, destruidas, oinclusive ni siquiera deja formar nuevas. Al gobierno, viendo esta situación, le corresponden los discursos tranquilizantes y reconfortantes que disimulan el silencio severo, inflexible de la incapacidad; uno las escucha atónito, y lo que es peor es que se siente agradecido de verse sustraído a los espantos de la realidad, reconfortándonos al ritmo de las necedades familiares.
El desempleado es vistopor la sociedad como una forma negativa debido a la abundancia de puestos de trabajo que existen, lo que produce en esa persona un fuerte sentimiento de vergüenza, pero la realidad es que no es así, por que sabemos la corrupción que hay en la contratación de personal, e incluso las pocas oportunidades que le dan a las personas para poder obtener un empleo, aunque el gobierno trate de propiciar elempleo con ferias, concursos, etc., para que después diga que la tasa de desempleo ha bajado un cierto porcentaje, siendo que el desempleo tiene una resaca de mas de 20 años que a un corto plazo no se puede combatir. Lo peor es que estas personas que no pueden encontrar un empleo se sienten culpables, acusándose de ineptos e incapaces ara poder adquirir uno siendo que, a pesar de que falta masestudio, es culpa también del gobierno. Pero mientras se distrae a la gente con discursos prometedores, millones de personas, tienen derecho por un tiempo indeterminado, sin otro límite que la muerte, a la miseria o su amenaza próxima, con frecuencia a la pérdida del techo, de la consideración social e incluso de la autoestima. Sólo pueden aspirar a la angustia de la inestabilidad o el naufragio dela propia identidad. Al más vergonzoso de los sentimientos: la vergüenza. Porque cada uno aún se cree el amo frustrado de su destino, cuando en realidad es una cifra introducida por el azar en una estadística.
Despojados de empleo, se los culpa por ello, se los engaña y tranquiliza con promesas falsas que anuncian el retorno próximo de la abundancia, la mejoría rápida de la coyuntura afectada porlos contratiempos. De ahí resulta la marginación inexorable y pasiva de un número inmenso y creciente de personas buscadoras de empleo que, por el hecho de serlo, se incorporan a una norma actual
La vergüenza altera al individuo hasta la raíz, agota las energías, admite cualquier despojo, convierte a quienes la sufren en presa de otros; de ahí el interés del poder en recurrir a ella e...
tracking img