Libro pacha pulai :)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 261 (65223 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pacha Pulai
Hugo Silva

“USO EXCLUSIVO VITANET BIBLIOTECA VIRTUAL 2003”

1 Aparición en Nueva York

Me parece que fue un encargo de útiles de pesca para un amigo mío del Oeste, el cual me pedía se lo enviara con un coterráneo suyo alojado en el Hotel Biltmore, lo que un día de noviembre de 1925 me hizo entrar, por primera vez, a este lujoso establecimiento, recién fundado por aquellaépoca. Pregunté por el señor en cuestión; me manifestaron que había salido, pero que no tardaría en regresar: preparaba el viaje de retorno a su pueblo, y andaba por ahí cerca haciendo las últimas compras. Decidí, pues, esperarle, disfrutando de las mullidas butacas, forradas en cretona de vivos colores, que abundaban en los lobies del hotel. Llevaría unos dos o tres minutos de espera, que dediqué aexaminar el local y a los elegantes pasajeros que circulaban por los pasillos, cuando mi atención se detuvo en un señor que ocupaba un sillón distante unos dos metros del mío, y que leía con gran atención su periódico. ¿Por qué paré la vista en aquel sujeto, cuyo rostro me ocultaba el periódico desplegado? No sabría decirlo, y nunca me lo he explicado yo mismo. Nada de particular ofrecía a la simplevista mi vecino, vestido con sobria elegancia: traje de color pardo obscuro, polainas grises, calzado irreprochable. En aquel momento habría en el Biltmore algunos centenares de individuos vestidos como él. Sólo que las polainas, que son una prenda poco usual entre los norteamericanos, me dieron la sensación de que se trataría de un europeo o un americano del Sur. Pero, de todas maneras, ¿quédiablos me importaba a mí, así fuese un francés, un ruso o un ecuatoriano? Más el hecho es que sin saber por qué no despegué los

ojos de aquel señor, pensando quizás en otra cosa; y llegó el momento en que él bajó el periódico, y me sorprendió mirándole. Yo volví la vista hacia otro lado como si me hubieran sorprendido en algo incorrecto. Recuerdo perfectamente que de primera intención el rostroaquel, que nada ofrecía de extraordinario por otra parte, no me llamó particularmente la atención, como cuando uno mira algo que ya ha visto’ muchas veces. Una cara alargada, algo pálida, ligeramente morena, con el pelo muy brillante y levemente ondulado, un poco encanecido hacia las sienes. Pero inmediatamente me dije: “Si he visto esta cara en alguna parte, ¿dónde ha sido?, ¿cuándo? Volví amirarle, pero ya mi vecino se había vuelto a ocultar detrás del biombo del periódico. Por uno de esos movimientos rápidos, instintivos del pensamiento, vine a reparar en ese instante en algo que en el primer encuentro de nuestras miradas no me había fijado: el hombre aquél, al darse cuenta de que yo lo estaba mirando, había tenido en los ojos un destello como de espanto. Cerré los míos, que es lo quesiempre hago cuando necesito concentrarme. Y entonces se formó en la zona de mi visión interior una imagen: una faz juvenil que yo habitualmente había visto en otro tiempo, dentro de otro marco. ¿Cuál? Y fueron surgiendo una visera militar, la copa de una gorra prusiana, un alto cuello de terciopelo, con insignias doradas. Algo faltaba, sin embargo, para completar la asociación entre la cara queacababa de ocultarse tras el periódico y la que se reconstruía en mis recuerdos. De repente di con ello: una cosa muy pequeña y muy simple: un bigotillo negro... E instantáneamente algo gritó dentro de mí un nombre muy conocido, familiar para mí en otro tiempo. Abrí los ojos, a tiempo que mi vecino se incorporaba bruscamente, con un sonoro crujir del periódico, y emprendía la marcha como en huida.Era evidente su deseo de no dar la cara y desaparecer. Yo no sé qué impulso me lanzó tras él, y me hizo tomarle del brazo bruscamente. Se detuvo bastante sorprendido y un sí es no es impaciente.

— ¿Se le ofrecía?.. —me interpelé en inglés. ¡Era la misma voz! La certeza de que era él se apoderé de mí en forma instantánea, y fue tan violento el choque interior que tal hecho me produjo, que no...
tracking img