Licenciada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3346 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INEM JOSÉ FÉLIX DE RESTREPO Departamento de Lengua Castellana

Nombre_____________________________________Grado___Sec.___Fecha______

Logro: Lee comprensivamente textos de tipo argumentativo.

Actividades.
1. Leer comprensivamente el siguiente texto.

La tragedia del bien común
Por Mario Bunge

Las cigarras del olivar chirrían desaforadamente: indicio de calor. Las gaviotas levantanvuelo, giran sobre la playa y pegan alaridos destemplados: señal de que llega Psarás. Éste es el último pescador del pueblo cercano y el único botero sin barca a motor.

-¡Hola, Psarás! ¿Comeremos hoy? ¿Qué pescaste?
-Nada. Nada para nosotros. Sólo para los gatos. Comeremos maccaroni.
-Ayer lo mismo y mañana quizás sea igual. ¿Qué está pasando?
-Tú lo sabes: que el mar está muerto. Lo hemosmatado.

Todos lo saben: el Mediterráneo está prácticamente muerto porque se ha pescado excesivamente. Durante la guerra se pescó con dinamita. Terminada la guerra, muchos pescadores siguieron empleando este método ilegal. Después vinieron los pesqueros con sus grandes redes de malla pequeña, con las que levantan peces de todas las edades.

No sólo el Mediterráneo, sino también el Mar Negro,el Caspio, el Aral y otros están prácticamente muertos. Con ellos han desaparecido de sus orillas las aldeas de pescadores, que hoy sólo se mencionan en prospectos turísticos.

Hace treinta años había grandes mercados de frutos de mar frescos en muchos puertos mediterráneos. Se me hace agua la boca al recordar las bullabesas de pescado fresco que comíamos entonces en la costa sur de España. Hoydía, el pescado que más se vende en la cuenca mediterránea proviene del Atlántico, está congelado y es desabrido y caro.
Este no es sino un caso particular de lo que los sociólogos llaman la tragedia del bien común. Esta tragedia consiste en que si nos aprovechamos del bien común terminamos por destruirlo. Y nos aprovechamos precisamente porque, al ser común, no tiene dueño legal.

Esta idea estámuy difundida. Venga un ejemplo. Hasta hace treinta años las playas de Acapulco estaban impolutas. Hace veinte años aún eran bellas, pero habían sido invadidas por vendedores ambulantes que le acosaban a uno cada treinta segundos (medidos por reloj). Cuando uno de ellos botó un residuo en la arena, se lo reproché.

Así surgió este microdiálogo.
-¡Pero, señor, si esta playa es pública!-Precisamente por esto debería usted respetarla: porque es de todos nosotros.

El hombre meneó la cabeza indicando que yo estaba fuera de mis cabales, y se marchó.
Obviamente, nadie le había dicho que tenía el deber de cuidar del bien público como si fuera propio, no mostrenco. Y nadie le había dicho que, con su comportamiento, contribuía a arruinar la playa y, con ello, a su propio negocio. Asíocurrió. Menos de diez años después, Acapulco estaba tan emporcada que había dejado de atraer turistas.

Algo parecido ocurre en muchos otros lugares que en otro tiempo fueron paradisíacos. Es fácil descubrir las calas más hermosas de Mayorca o de Córcega: son las más llenas de inmundicias. También es fácil descubrir cuáles fueron las laderas más bonitas: son las de la edificación más densa. OscarWilde afirmó que destruimos lo que amamos. No siempre, pero con frecuencia.

¿Qué puede hacerse para evitar la destrucción de los bienes públicos? A cualquiera se le ocurren tres soluciones posibles: privatización, represión del abuso y control por parte de los usuarios. Veamos qué virtudes y defectos tiene cada una de estas políticas.

La privatización, tan de moda, es a primera vista, la mejorsolución, ya que el propietario de un bien es el más interesado en conservarlo. Hay ejemplos. Uno de ellos es el de los uruguayos, que a principios de siglo hermosearon las playas plantando centenares de miles de árboles a lo largo de ellas. Otro ejemplo es Pinamar, el balneario argentino diseñado por mi tío el arquitecto, quien mandó plantar miles y miles de pinos en las dunas desiertas. En...
tracking img