Literariedad y textualidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3025 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Literariedad y textualidad

(Publicado en Cruz Ansata, Universidad Central de Bayamón, Puerto Rico, 1984-1985)
El primer problema, y no el menos importante, que nos plantea el tema de este breve artículo es el que, a modo de enunciado antitético, expresa su título mismo: la literatura del lenguaje o, más concretamente, la literariedad o literaturidad, como se suele traducir también el términoruso literaturnost, del texto o de los múltiples textos que pueden componer una obra escrita. Hay en él, si no una contradicción evidente, al menos el intento de fundir dos conceptos separados por el desarrollo de la historia y de la lingüística, que pertenecen a escuelas y a movimientos distintos: el de literariedad que privilegia el “hecho escrito” en sí mismo y el de textualidad que muestra unaevidente dimensión sociológica. No pretendemos una “reconciliación de los opuestos”, como diríamos a propósito de la poesía metafísica, pero creemos que ambas concepciones, la de literariedad o literaturidad acuñada por el movimiento de los formalistas rusos en las primeras décadas del siglo y la detextualidad, mucho más reciente, pueden encontrar un punto en común que establezca unas bases tantode tipo estrictamente interno y estructural como social y, por tanto, mucho más amplio, para la comprensión y el estudio del fenómeno literario o artístico.
Se trata, en realidad, de poner frente a frente dos concepciones distintas del hecho literario y del enfrentamiento crítico con respecto al mismo. El texto, considerado exclusivamente como texto escrito, medido y explicado por laorganización y el funcionamiento de sus reglas internas, por el valor de su estructura; o el texto, diferenciado del mero enunciado lingüístico, definido en relación a la textualidad y, por tanto, en su doble vertiente lingüístico-social. Intentemos ver más de cerca cada uno de estos postulados para llegar a los posibles puntos de encuentro.
Desde siempre ha existido la preocupación por definir o verificarel “carácter literario”, como marca, como señal o como metalenguaje que hiciera posible precisamente la existencia de un texto escrito dentro de lo que conocemos como manifestación literaria, como literatura. Ya Aristóteles en su Poética asigna a la tragedia el valor del lenguaje poético caracterizándolo por su alejamiento del uso común. El juicio aristotélico ha tenido un valor incontrastadodurante mucho tiempo, a pesar de que en un pasado no lejano los términos del conflicto entre “lo literario” y “lo no literario” hayan sido acotados por condiciones externas al propio texto, considerando literario lo que se imprimía con la marca de los llamados géneros literarios, mientras que cualquier otro mensaje que desbordase este esquema se podía considerar no literario.
En la actualidad, sinembargo, los textos encuadrados en los géneros tradicionales encuentran, frente al lector, la competencia numerosa de otros, llamémoslos mensajes textuales, cuya importancia en el desarrollo vital de una persona puede ser incluso superior a la de la novela o del ensayo. Es una de las razones por las que tendremos que revisar el concepto de literariedad y la consiguiente constatación del hecholiterario no como dependiente en modo exclusivo del autor. Debemos subrayar la participación cada vez mayor del lector-receptor en la gestación y evaluación del fenómeno artístico en el lenguaje escrito.
Todos conocemos la definición de “hecho literario” dada por los formalistas rusos, validísima, sin duda, aunque más recientemente se haya planteado el problema de la recepción del texto con todas susimplicaciones y con supuesta en tela de juicio de conceptos tradicionales. La literariedad es, en efecto, un hecho anómalo del lenguaje, una especie de trasgresión premeditada y ordenada del sistema normal de comunicación. Es, con palabras de Shklovski, el arte como artificio, una especie de perenne sarampión que, además de la mera función estética, se asume el cometido de liberar las tensiones...
tracking img