Literatura hispanoamericana siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10048 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mariano Azuela 1873-1952

Este gran escritor mexicano nació en Lagos de Moreno, en el Estado de Jalisco, y estudió medicina en Guadalajara. Desde muy joven, devoró novelas de los grandes narradores franceses del siglo XIX por lo que tuvo gran influencia de los mismos en el posterior desarrollo de su carrera y sobre todo Emilio Zola, el padre del naturalismo, su novelista predilecto.

Elprimer esfuerzo literario de Azuela fue Registro, escrito en 1889. En 1896 apareció en una revista las Impresiones de un estudiante, su primera obra publicada. En 1903 obtuvo un diploma en los Juegos Florales de Lagos por su narración De mi tierra. Cuatro años después publicó su primera novela María Luisa, Los fracasados (1908), y Sin Amor (1912) contienen todos los rasgos que caracterizan a su obra:sátira social, crudo realismo expresivo y construcción clásica de la novela. Mala Yerba (1909) es una obra precursora de la novela de la revolución. En 1911 escribe Andrés Pérez, maderista, En ella anticipa el realismo histórico que anima sus principales obras basadas en el tema de la revolución.

Durante el gobierno de Francisco Madero, Azuela fue nombrado jefe político en Lagos, y posteriormentedirector de Educación en Jalisco. Pero en 1913, a la muerte de Madero, perseguido por sus enemigos políticos, se incorpora como médico militar al ejército de Pancho Villa con el fin de apoyar la revolución.

Fue a partir de 1924, tras la publicación de un artículo de Julio Jiménez Rueda, cuando comienza a llamar la atención esta novela breve que tanta resonancia iba a tener en las letrasmexicanas al deshacer el alejamiento que los escritores mexicanos mantenían con su realidad más inmediata, particularmente ante una Revolución que había cambiado el país completamente. Pero Azuela era un escritor comprometido con la realidad de su tiempo, que huía de la anécdota folletinesca de muchos de sus contemporáneos para explicar a México como nación, lo cual venía unido a la corrientenacionalista que recorría las páginas de los escritores europeos durante las primeras décadas del siglo XX.

Aunque muy breve, Los de abajo es la novela más famosa de Azuela, nacida de sus experiencias combatientes y de lo que observó en los campos de batalla revolucionarios. Su contacto con las tropas y los grupos revolucionarios le permitió reunir los datos directos y presentar un cuadro impresionantede la contienda civil, de ese momento caótico en que chocaban todas las fuerzas en conflicto sin un plan preciso.

La novela alcanzó gran difusión en el extranjero y se tradujo a ocho idiomas, convirtiéndose en el punto de partida de una abundante literatura narrativa sobre las luchas revolucionarias del México moderno.

Su estilo es nervioso, ágil, conciso y muy gráfico. Bastan unas cuantaspáginas para situar figuras, componer ambiente, orientar el drama. Unos párrafos, a veces unas líneas resumen la actividad de los personajes. La relación de los hechos, casi siempre indirecta, mediante la descripción de sus consecuencias, obliga a leer atentamente, para comprenderlos bien y concatenarlos. Azuela narra solamente lo esencial, y la manera con que lo narra da a su prosa intensidadexpresiva. Pasma la sobriedad de sus recursos no menos que el vigor de los resultados con ellos obtenidos.

El escritor traza un fiel retrato de la vida real y, ahí mismo, en su misma exposición subyace la voluntad manifiesta de cambiarla.

Está muy lejos de ser un demagogo y sabe que los campesinos, la gente oprimida del pueblo, son gentes primitivas y brutales, movidas por apetitos elementales.Así podemos leer en Los de abajo.

En 1917 Azuela regresó a la ciudad de México y trabajó como médico en un consultorio público, aunque siguió escribiendo novelas: Los caciques (1917) y Las moscas (1918), basadas también en la revolución. Ya en 1925 Azuela era un escritor consolidado entre la avanzadilla prevanguardista.

Una de las grandes preocupaciones de su obra es mezclar lo social con...
tracking img