Literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2980 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco
Departamento de Humanidades
Especialización en Literatura Mexicana del Siglo XX
Dr. Oscar Mata
Narrativa

Jaime León

Los Contemporáneos, el grupo sin grupo
Cuando Xavier Villaurrutia (1903-1950), en una conferencia leída en la Biblioteca Cervantes en 1924 estableció en crítica directa al grupo de los Estridentistas, encabezados porManuel Maples Arce, una definición del grupo sin grupo, que a la postre serían los Contemporáneos, se inauguraba en México una nueva guerra; no aquella de los caudillos ni la definida por sus escritores, sino la apertura de la vanguardia que habría de luchar contra el recato y los valores viriles de la época e incluso, contra la otra corriente de vanguardia como lo fue el Estridentismo.Herederos de la tradición de las revistas críticas, el teatro de la curiosidad, la crítica social y cultural, así como de la viva poesía, el grupo de los Contemporáneos, originalmente formado por Jaime Torres Bodet, Carlos Pellicer, Bernardo Ortiz de Montellano, Salvador Novo, Enrique González Rojo, José Gorostiza e Ignacio Barajas Lozano, este último apartado posteriormente por Jaime Torres Bodeten 1928 para incluir a dos integrantes más: Gilberto Owen y Jorge Cuesta, quien hasta esta fecha solo había publicado un solo poema, arriba al mundo literario para integrar una búsqueda nacional afirmada en lo universal.
Meses antes de que los medios se encarnizaran con ellos por esa paradoja, como lo considera el Guillermo Sheridan, de ser considerados como traidores a la patria siendopatriotas (no nacionalistas) o criminales por ser críticos, habría que sumar esa otra: su extravagancia de hacer bien lo que hicieron [1] y que derivaría por sugerencia de Alfonso Reyes, en una Antología de poesía moderna –nótese el título- en la decadencia del Modernismo. En 1927, Villaurrutia escribe:
|¿Cuándo tendremos –me decía no hace mucho Alfonso Reyes- una selección estricta de la obra de|
|nuestros líricos? No las obras completas, sino las poesías mejores. Pienso que bastarían unas |
|cuantas páginas. Othón ocuparía el mayor número. Díaz Mirón, Nervo, González Martínez, Tablada y |
|López Velarde tendrían derecho a figurar con algunas cuantas poesías. Gutiérrez Nájera, ¿por qué |
|no decirlo? a unos cuantos versos apenas. [2]|

Parte del mito o no, lo cierto es que Alfonso Reyes abre la brecha para la aparición de esta Antología que fue cuidadosamente fraguada en la calle de Brasil 42, departamento 10, antiguo hogar de la revista Ulises, que para esa época dejaba ya de existir. El prólogo sería a cargo de Jorge Cuesta y con la supervisión de Jaime Torres Bodet, Bernardo Ortiz de Montellano,Enrique González Rojo y ocasionalmente, Jorge Cuesta, Xavier Villaurrutia y Antonio Castro Leal, saldría a la venta con un tiraje de dos mil ejemplares y a un precio irrisorio para la época de 3 pesos. Meses después se pondría en venta la revista Contemporáneos.
Al paso del tiempo y a saber de algunos estudiosos, la Antología es una especie de manifiesto en donde Jorge Cuesta –manipulado oengañado para muchos- esclarece los motivos para dejar fuera a poetas como Gutiérrez Nájera, Juan de Dios Peza y Fernández Granados en contraparte con los novísimos poetas del recién creado grupo sin grupo que aparecen en el interior de la Antología en ostensible desproporción:
|Muchos nombres dejamos fuera en esta antología. Incluirlos en ella sólo habría aumentado el número|
|de páginas y elorgullo de su índice. La poesía mexicana se enriquece, seguramente, con poseerlos;|
|multiplica, indudablemente su extensión; pero no se empobrece esta antología con olvidarlos. [3] |

Tampoco resulta vano resaltar las intenciones del grupo de los Contemporáneos a su grupo antagonista, los Estridentistas encabezados por Manuel Maples Arce, éste sí, incluido en la Antología, pero con una...
tracking img